Thepains Belong

 


The Pains of Being Pure at Heart

Belong

[Slumberland Records; 2011]

8.5


 

El segundo disco de los neoyorkinos The Pain Of Being Pure At Heart  está previsto para el próximo 29 de marzo de 2011, pero ellos mismo han adelantado el disco via Streaming a través de su web y demás redes,  y no nos hemos podido resistir ¿qué es lo que te encontrarás en este Belong?

Un disco con diez canciones, mucho mejor producido que su homónimo de debut, del que muchos pensamos que dio el pistoletazo de salida en la cima, como buen Hype de temporada, pero que a lo largo de la salida de sus eps, especialmente de Higher Than the Stars, comprendimos que el grupo mantenía el rumbo del barco.

Un rumbo marcado por su arrollador tema de inicio “Belong” que pone el aviso (para bien), el disco empieza más ruidoso pero mucho más limpio (o menos sucio) que el anterior, la influencia de grupos como My Bloody Valentine sigue patente y reconocible en temas como este, un tema con una melodía pegadiza y las voces ahogadas como mandan los cánones, apertura de matrícula para un disco que es un carrusel, una aventura por un sonido fresco, y a la vez conocido.

Pero la salida no sería de matrícula si viniera sola, “Heaven’s Gonna Happen Now” y “Heart in Your Heartbreak” que ya conocíamos, acompañan y propician que el comienzo del disco se pase volando, teclados, guitarras, punteos, un recital de temas pegadizos pero nada habituales. Si esto va a ser así, todo el disco, sus conciertos van a ser un no parar. Especialmente este “Heart in Your Heartbreak”, suena a ellos mismos, con una pausa final que hace reproducir hasta la saciedad  el corte.

La producción ha sido realizada por un excelente conocedor de la materia Mark Ellis (Flood), y después del trío de canciones de partida no cede ni un segundo para meter ritmo y pulsaciones con “The Body”, aunque abre paso a la “nueva” versión del grupo.

Aunque claro, como es habitual después de la tempestad viene la calma, y es en temas como “Anne with an E” y  “Even in Dreams” donde apreciamos este sonido del que hablamos, mucho más elaborado y menos visceral, esta pausa regala al disco un sentido,  que anteriormente no tenía, o por lo menos la mostraron menos.

Y de nuevo vuelta a empezar, Peggy Wang y su teclado toman el mando de la segunda parte,  para la cuesta abajo final, en un disco que alcanza sus mejores momentos en esta “My Terrible Friend”, dando paso a la canción más sucia del disco, “Girl of 1,000 Dreams”, finalizando  con la parte más trascendental del Lp llamada “Strange”.

Un segundo disco, que si bien podría haber sido, una apuesta continuista de una fórmula que funcionaba, ha sido una explotación de los mejores trucos y recursos de la banda, el intercambio de voces,  ese sonido por momentos más shoegazing, confirman la excelente evolución y madurez de un grupo que promete seguir dando guerra, y de qué manera. Con un comienzo arrollador todo es mucho más fácil, sobresaliente para  el cuarteto Kip, Peggy, Alex y Kurt. Instantáneo, pegadizo y contundente, así  es este Belong.

Publica tu comentario en Facebook