Rem Collapse Into Now

REM

Collapse Into Now

[Warner Bros.; 2011]

6.5


Cuando uno escucha un disco de REM, tiende a esperar que el nuevo disco recuerde de alguna manera a cualquiera de los discos buenos (para él), que Stipe y los suyos tienen en su extensísima discografía, siempre se busca la referencia, o el gran himno de este nuevo disco, aunque siguiendo con lo previsto, esta vez  no lo hay.

Collapse into Now ocupa la posición décimo quinta en los lanzamientos de los de Athens, y como ya ocurriera con su antecesor, el brevísimo (por la duración de los cortes) pero intenso “Accelerate”, Colapse into Now mira de manera directa a la simplicidad, nada de trascendencias, ni historias varias, un simple disco de rock. Tendrá mucho que ver que el productor de dicho trabajo sea Garret  Lee (o no), más conocido por producir a las bandas más efervescentes del momento, desde Bloc Party a Editors o Kasabian, que desde luego sabe lo que se hace.

Se acabaron los himnos, el disco contiene como apertura la intrascendente “discoverer”, que por cierto es el primer single, que da paso, al revés que la gran mayoría de grupos, a la parte menos brillante del disco con “Al The Best” y “ÜBerlin” que al empezar con ese Hey! recordó por momentos a Drive.

Aunque las buenas noticias llegan en forma de buenas canciones, porque REM , no lo olvidemos, son una de las grandes bandas del momento (odiados y amados a partes iguales), tal vez decidieron no ser tan gigantes como U2 o simplemente no lo consiguieron, pero esto de hacer canciones que hagan mover el alma, lo saben hacer,  y además con unos arreglos bien sencillos predominantes en todo el disco, “Oh My Heart” o “Every Day is Yours To Win” así lo atestiguan.

REM suenan en su “Collapse into Now” desnudos, desprotegidos, Stipe sigue con este nuevo matiz de voz que estrenara allá por su “Around The Sun” de 2004 que hace lucir canciones como "Alligator Aviator Autopilot Antimatter", su canción más pegadiza con permiso de "Mine Smell Like Honey" .

Como sorpresa y guiño al sonido noventero tan de moda actualmente, un caramelo en forma de un minuto y cuarenta y cuatro segundos como "That Someone Is You"  que abre la cuesta abajo para la finalización del disco que acaba de la misma manera que empieza y ese mensaje “Discoverer” grabado a fuego al final.

Un disco que mejora y mucho ,no con las escuchas, sino con el paso de las canciones, y que hace sea una continuación de esta nueva aventura que empezó con “Accelerate”, un nuevo grupo, no por los miembros,  sino por la adaptación de su música a los tiempos en los que viven, discos que suenan actuales, pero que en una banda como REM parece que carece de sentido puesto que cuando escuchemos su siguiente disco buscaremos referencias en sus himnos, y estos discos carecen de esas “Imitation of Life”, “Losing my Religion” y demás canciones atemporales. Aún así bravo por seguir por este camino en estos doce cortes y dotar al disco de un sentido que no se pierde con el paso de las canciones.

Publica tu comentario en Facebook