Strokes Angles

 


The Strokes

Angles

[Rough Trade; 2011]

5


 

Tras numerosas especulaciones, retrasos, discusiones y demás tiras y aflojas, sale publicado-¡por fin!- el nuevo disco de The Strokes.

Bien es cierto que el grupo nos facilitó hace algunos meses, vía web, un adelanto de lo que sería a la larga su single, Under Cover of Darkness; y no es menos cierto que pese a que el disco se publicaría de manera oficial el día 22 de Marzo, el grupo permitió mediante el mismo medio, su bajada gracias a la red de redes.

Todo después de que la criatura naciese por cesárea, a empujones y al final, algo “rana”. Por momentos parecía imposible que al final este disco viese la luz, pues muchos llegaron a pensar que con tanto retraso en su “nacimiento”, los “padres” acabaran divorciándose; y cuando nadie esperaba ya nada, anuncio que te crió. Resultado, nueva criatura con nombre Angles.

Tras la buena nueva, muchos-entre los que me incluyo-esperábamos disco elaborado y trabajado, y nos hemos encontrado con que al niño lo han vestido muy, pero que muy mal (la portada no puede ser mas regulera) y con que ha nacido borderline.

No podía salir otra cosa cuando el grupo no ha pasado por el mejor momento de su relación, pues la “gestación” del disco se ha llevado a cabo con el grupo separado: por un lado los Strokes, y por otro lado, Casablancas. Tanto es así, que algún miembro del mismo ha avisado que si esta es su nueva forma de trabajar, no cuenten con él cara al futuro.

Hay que resaltar que el disco necesita de una buena dosis de sal de frutas para que nos entre, porque se hace más que difícil su digestión por momentos. En gran medida, porque el nuevo material carece de una unidad en cuanto a sus temas; es más, es un corta y pega, ya que por momentos encontramos canciones de clara tendencia indietrónica, otras con pequeños guiños a sus inicios y alguna otra coja (sin padre ni madre) vagando por ahí.

Así caben destacar Under Cover of Darkness, con la voz mas clásica de Casablancas,  con una buena aunque simplona letra por momentos y una pluscuamaravillosa guitarra final,  que seguro en directo será digna de destacar en cualquier crónica; y Taken for a Fool, con un estribillo maravillosamente pegadizo que hará las delicias de todos aquellos groupies locos por hacer de un concierto un Karaoke, aunque esto no quita que si los Strokes quieren, y con un par de arreglos más, será el hit del disco.

Mas normales y por tanto salvables de la quema son Machu Picchu, Two Kinds of Happiness (al más puro estilo ochentero y con dificultades para entender la letra) y Metabolism (canción que bebe de los épicos Muse. Sino prueben a quitar a Casablancas a ver a que suena) y Gratisfaction (sonido stroke de toda la vida pero edulcorado a más no poder)

Para quemar en la hoguera sin compasión alguna, la lamentable You´re so Right, con una letra con perlas como:

“I wanna tell you, I wanna tell you, I wanna tell you…..Nothing”

A la espera de que esto no sea más que un tropezón en el camino, tendremos que disfrutar de sus pocas canciones salvables de este disco junto con sus clásicos en los conciertos que nos brindarán este verano.

Publica tu comentario en Facebook