Odio Paris


Odio París

Odio París

[El Genio Equivocado; 2011]

7.1


Las últimas reproducciones con las que me han deleitado los altavoces de mi equipo han corrido a cargo de Odio París, ellos son Víctor (guitarra, voz), Oscar (guitarra, voz), Marcel (moog y teclados), Jaume (batería) y Alex (bajo).

Cuando comienzas a escuchar un disco, consigues adentrarte en su estructura y seguirlo paso a paso hasta su finalización. Siempre puedes tener infinidad de sensaciones, pues una de las me más me agrada es la que he sentido al escuchar el homónimo de “Odio París”. Introducida con las letras de Pedro Casariego con “Cuando nadie pone un disco”, son capaces de pasar de lleno por el amor, odio, el sexo, hilando la composición de todo el conjunto musical que completa la creación de este LP. Y me reitero en que encontrar su primer disco, en el que no aparecen las típicas pruebas para definirse en un hilo conductor, sino que en todo momento se sigue la misma estructura musical es digno de un grupo ya consolidado.

Es inevitable buscar las raíces a un grupo que escuchas por primera vez y es lógico pensar en “Los Planetas” cuando escuchas superficialmente a estos chicos, si bien es cierto que ahondando un poquito más en su música es difícil enmarcarlos en una tipología preestablecida. Apostaría más por su similitud con los sevillanos Blacanova, y me consta que no soy el primero que apunta dicho parecido. Dejémoslos pululando por los años 80.

Conocedor de todos, es nuestra debilidad por el Primavera Sound, como festival nacional de referencia, pues la presencia de ellos en la edición 2011 no es pura casualidad, sino la primera de las recompensas a un gran trabajo.

Desgranando el track list, la introducción con “Cuando nadie pone un disco” me parece una maravilla, el Cuaderno Azul de Casariego aporta las bases para un comienzo tan oscuro como espléndido. El cuerpo del LP lo componen cinco de las canciones recogidas en su primera maqueta, “Ahora Sabes”, “Ya no existes”, “Don de Traci”, “Enséñame” y “Volver”, en ellas cuentan con la colaboración de Gaia Bihr y de Noemí Sánchez en los coros femeninos de “Volver”. Aparición de Angie Lie en “Uno de Noviembre”, aportando sutileza con su violín. Solo restan “Infierno”, “San Antonio” y “Nana Blanca”, sintiendo cierta debilidad por la segunda de ellas.

Disco que hace gala del buen gusto, en su apuesta por una tipología melódica olvidada y que desgarra los sentimientos de aquel que consigue interactuar con su contenido.

Publica tu comentario en Facebook