Burrito Panza Solo Y Mal Acompaado


Burrito Panza

Solo y mal acompañado

[El genio equivocado; 2011]

7.5


Coger el pomo, retirar la tapa y mirar a través del gran angular de la mirilla para ver qué es lo que nos encontramos. Sensaciones que van desde el miedo hasta la alegría, de la espera a la sorpresa. A veces incluso el aventurarse a correr cierto riesgo tiene su gracia y todos sabemos que la primera vez siempre duele, pero queridas/os, tomarse las cosas con calma y pensar  que lo que nos espera puede ser agradable es algo que anima a probar. Algo parecido es lo que pasa cuando lo haces con este regalo traído de la mano de aquel que dice equivocarse que llama a nuestra puerta.

Si uno mira el camino que llevan recorrido los distintos miembros que componen esta formación albaceteña se da cuenta que la madera de la que proviene Burrito Panza es de buen roble y que bases para dar alegrías en su primer paso en el panorama tienen más que de sobra; pero claro, hay que rubricarlo y qué mejor modo que con disco debut que ya solo el envoltorio de Ana Cuevas nos da pistas de ante qué nos encontramos: un grupo en proceso de construcción donde existen unas bases solidas reflejadas en un cómputo de intensas melodías y penetrantes letras.

No debemos olvidar que es su primer largo como conjunto novel, pero si al colocarnos el primer ladrillo nos golpean de bruces esas guitarras atemperadas de pop oscuro reflejo del pasado con que ‘La Última Ciudad’ se despierta, motivos para seguir poniendo pisos tenemos ante nosotros y que, a pesar del título de éste, la voz de Isabel León (Istoichnikov, Surfin’ Bichos) quita credenciales a eso de que la compañía no es la más ideal. Su presencia se hace patente en el rompedor single adelantado ‘Tu Lado Salvaje’ o ‘Cambio de Clima’, dos puntos musicalmente contrapuestos y distantes pero que dejan atrás cualquier tipo de opción al menosprecio por el ser propio, cada una a su modo, reflejando la personalidad con la que esto está escrito.

Para conseguir ganar algo más de peso se han dado una suma de colaboraciones entre las que se cuentan las de sus colegas Joaquín Pascual o Luis Jaén y que pueden llegar a explicar porqué en momentos nos introducimos en pasajes del pasado que en esencia parecen ya haber sido leídos  –“…también he vuelto a soñar con el último abrazo con el que bromeamos sin poder soltarnos…”- (‘Las reglas del Mal’) o  -“…somos de una misma piel y no estamos preparados para desilusionarnos tanto…”- (‘Estoque’), pudiendo confundirse en que se miran influencias con el hecho de que ese camino recorrido, también les pertenece a ellos y que aunque se entremezclen potencia y sensibilidad rítmica, lo que nos cuentan goza de una calidad capaz de sumergirse en un grado de introspección con solera para un primer adelanto.

Y esto último es lo que se consigue representar con altas dosis de sensibilidad y sencillez en ‘Techo’, la obra culmen  que han conseguido entregarnos indicando por el nombre el punto más alto de toda nueva edificación siéndolo también aquí, sabiéndonos y sabiéndose que cada vez que conozcamos los pasitos de este orondo animal tenemos motivos para seguirlo y lo haremos con un buen puñado de hierba para evitar que su panza se deshinche. Así que por favor, evitemos que especies como estas se nos extingan, protejamos al Burro.

Publica tu comentario en Facebook