Ian Brown3

 

A últimos del mes de Septiembre tuvo lugar el lanzamiento del último disco de Ian Brown, antiguo líder de The Stone Roses, con el título de My Way. Este ha sido el sexto álbum en solitario del prolífico cantante y sirve de continuación al anterior The World Is Yours lanzado en 2007.

 

El ingles, natural de Manchester, cuna de grandes artistas, dejó su impronta en artistas posteriores como Noel Gallagher. Aunque en los últimos tiempos no había dejado un buen sabor de boca con sus discos, éste a mi gusto incrementa el nivel de los anteriores, sin meterme a juzgar si es peor o mejor que su época en los Stones, ya que es evidente la respuesta.

 

El disco ha sido grabado en los estudios Battery de Manchester con la producción de Dave McCracken, con el que ya había colaborado anteriormente. Según cuenta se ha inspirado en Thriller del ya fallecido y ahora retornado a su trono del pop, Michael Jackson, veremos que tal le funciona en las ventas dicha inspiración.

 

Como anticipo al disco, se distribuyó el sencillo Stellify con cuatro tracks: Stellify, Crowning of the Poor, For the Glory y Marathon Man. El disco empieza precisamente con la canción que da nombre a su EP, Stellify. Sus ritmos pegadizos nos transmiten su pretensión de convertirse de una vez por todas en una gran estrella, buena presentación de intenciones.

 

Tal vez la que a mi gusto menos me llama la atención es Crowning of the Poor, sin embargo, es la que más le viene al pelo para la estética chulesca que destila nuestro rey mono y en la cual vuelve al estilo trip-hop que ya experimentara anteriormente. Le sigue engarzada Just Like You, que está incluida dentro del marketing de ADIDAS con su psicodelia habitual, la verdad es que invita a moverse que da gusto.

 

Suenan trompetas de fondo y aparece In the Year 2525, en la cual hace una adaptación de una canción folk-western-futurista norteamericana de los sesenta de Zager and Evans, cambio de tercio entretenido pero sin llegar a más. Con Always Remember Me, llega la calma y la canción en plan melancólico. Siguiendo en este estilo le sucede Vanity Skills, originalmente dedicada a Kayne West (rapero afroamericano) y que al final optó por quedársela.

 

En este momento vuelve a subir de decibelios el disco con For the Glory, como dice la canción “I didn't do it for the Glory” y yo le digo, no que va. Le sigue alcanzando un punto más alto la más pegadiza y tal vez por ello la más comercial, Marathon Man. No se si es porque me encanta correr, pero os aseguro que me la pondré como "powersong" la próxima vez que salga a correr por el parque.

 

Envuelta en ritmos electrónicos aparece Own Brain, anagrama de su propio nombre, ¿juega con nosotros? Tal vez si, a tenor del sarcástico titulo de su siguiente track Laugh Now, en la cual no deja claro por quien va, tal vez sea por algún viejo “amigo” suyo.

 

En el ocaso del disco aparece  By All Means Necessary y tras ella, con órgano Hammond incluido So High. En esta última nos dice adiós con el tema que más le gusta, el mismo. En definitiva si la chulería y la mezcla de ritmos electrónicos y efectos te gustan, el rey simio te va a gustar, sino siempre te queda volver a los Roses.

 

Aquí os dejo una entrevista que le hicieron de la revista Clash, digna de leer y más información para el que quiera entrar más en detalle:

 

http://www.clashmusic.com/feature/my-way-track-by-track

http://www.ianbrown.co.uk/

 

{youtubejw}Wsct546pCBE{/youtubejw}

Publica tu comentario en Facebook