Mogwai

Mogwai se encargaron de abrir el ciclo de conciertos Imperdibles San Miguel en Madrid.

Foto: mnphotography.de

Los escoceses nos invadieron con un buen puñado de truenos en sus bolsillos y es que así fue, absolutamente atronador. En la Sala San Miguel tuvo lugar el evento, ubicada en uno de los pasillos del Palacio de Deportes Vistalegre en Madrid, y, pese a lo mal que pueda sonar esto, perfectamente acondicionada para la ocasión.

La primera parte del concierto estuvo centrada, sobre todo, en su último trabajo Hardcore Will Never Die, But You Will, con un par de concesiones a anteriores trabajos. Un inicio con White Noise y Travel Is Dangerous, que se vieron seriamente afectadas por un sonido excesivamente bajo. Por suerte para el tercer tema, Death Rays, el sonido empezó a ser aceptable y para cuando comenzaron los primeros acordes de Rano Pano ya nos tenían absolutamente hipnotizados.

Empezaba el apoyo de luces y proyecciones en una pantalla gigante a lo largo de todo el escenario con I'm Jim Morrison, I'm Dead recorrimos carreteras, con Mexican Grand Prix el movimiento de cabeceo del público fue generalizado y mientras interpretaban You're Lionel Richie nos mostraban imágenes nocturnas de Nueva York.

El setlist fue de menos a más, la artillería pesada hacia el final, por supuesto, ya nos tenían, ahora solo faltaba rematar, con Auto Rock se encargaron de abrirnos aún más los ojos para lo que estaba por venir, Ithica 27/9, la canción más breve del setlist y lo más impresionante que se vio esa noche, cuando el ruido se apoderó del escenario las luces también hicieron su trabajo, para devolver la calma al final del tema, y firmar un cierre (previo a los bises) de sobresaliente con Like Herod y Batcat.

Tras un breve descanso volvieron a apoderarse de nuestra atención demostrando que son capaces de generar el caos con sus instrumentos y volver a tomar el control de la situación sin despeinarse, esto lo pudimos comprobar con Helicon 1 y We're No Here. Tremendo final con el que nos fuimos bien calentitos a la cama, pese al frío que hacía esa noche en la capital del reino.

Publica tu comentario en Facebook