Foo Fighters Wasting Light

 


Foo Fighters

Wasting Light

[RCA; 2011]

7.4


Se le ha achacado a los Foo Fighters, y especialmente a su líder Dave Grohl, el querer beber de la misma fuente que Nirvana, algo que hasta ahora les ha traído más críticas que elogios. Parece que este Wasting Light va a terminar de inclinar la balanza, en sentido positivo.

Su último trabajo llega tras un largo periodo reflexivo/vacacional, necesario por su cantante y líder (para casi todos conocido, ex-batería de Nirvana) y del cual sacamos en claro que el parón les ha venido que ni anillo al dedo. En medio de esta reflexión, ¿Quién no hace memoria y se transporta a sus inicios? Justamente lo que hizo el bueno de Dave, ya que la grabación del disco se llevó a cabo en el garaje de su casa, y de forma analógica. Gracias a esto último podemos disfrutar de una mayor pureza de las guitarras y de la contundencia que presenta durante todo el trabajo la batería.

Al trabajo en su garaje, hay que sumar que en el disco han participado el productor Butch Vig (el mismo que produjo Nevermind de Nirvana) y en algunos temas, Novoselic, el que era antiguo bajista del grupo liderado por el desaparecido Kurt Cobain.

El resultado no ha podido ser mejor de lo esperado, pues nos encontramos con el que sea, quizás, el mejor disco visto hasta ahora por los Foo Fighters. Si bien es cierto que sus primeros discos demostraron muchas, y muy buenas cosas, sus últimos trabajos los distrajeron del camino; camino que han retomado sin contemplaciones ni miramientos, y que les conduce a ser una muy buena banda de rock, y ya está. No más. Rock.

Los FF han elaborado un disco compacto, en el que se mezcla a la perfección la pausa de algunos temas ”I should I have Known” con la contundencia de otras”Bridge Burning”; con sentido, en el que cuasi ninguna canción hace cojear el entramado del disco, que únicamente ve peligrar su equilibrio por una estrambótica, chillona, distorsionada y heavylona “White Limo”. Muy reseñable la regularidad del disco, pues salvo la anteriormente citada canción, el resto de los temas pasan todos del aprobado alto/notable en tu biblioteca del Ipod (si eres de lo que votas con estrellitas).

Pese a esta regularidad, no cabe duda de que hay algunas canciones que destacan sobre el resto, y dos de ellas son las que rodean a la calamitosa White Limo: “Dear Rosemary”, con una gran guitarra entrecortada por momentos, y “Airlandria”, estribillo de los que te estrujan el cerebro porque se te mete en la sien y no hay quien lo suelte ni a patadas. Digna de reseñar sobre las demás su último corte, “Walk”.

En definitiva, once cortes que nos permiten disfrutar de lo mejor de los Foo Fighters. Después de algunos años de espera, nos lo merecíamos.

Publica tu comentario en Facebook