Quien Mato A Bambi Imagen 9

Título original: ¿Quién mató a Bambi?

Año: 2013

Duración: 89 min.

País: España

Director: Santi Amodeo

Guión: Santi Amodeo

Música: Enrique de Justo, Santi Amodeo

Fotografía: Alex Catalán

Reparto: Quim Gutiérrez, Ernesto Alterio, Julián Villagrán, Enrico Vecchi, Clara Lago, Úrsula Corberó, Joaquín Núñez, Carmina Barrios, Belén Ponce de León, Manolo Solo, Andrés Iniesta

Productora: Rodar y Rodar Cine y Televisión

Nota: 7

No podemos aseverar que ocurra en todas las cinematografías del mundo, pero en la nuestra, por desgracia, se da con demasiada frecuencia el caso de la injusticia con la que tanto el desinterés de cierta parte de la industria a la hora de promocionar de forma efectiva a determinados productos que no pueden granjearse una promoción de cierta enjundia, como el poco apego al cine patrio del público asistente a las salas en nuestro país concluyen, ambos a la par,  por no tratar como se debiere a ciertos realizadores, sobre todo jóvenes. El sevillano Santi Amodeo es uno de ellos.

Ni ASTRONAUTAS, ni CABEZA DE PERRO cosecharon el reconocimiento que merecía la solidez impuesta por el realizador que había detrás de ellas. De ahí que sea comprensible que, en principio, un producto del calado de ¿QUIÉN MATÓ A BAMBI? pudiera antojarse un cierto abandono de sus particularidades creativas en aras de facturar un ejercicio que le otorgue, al menos, un buen trato por parte de la necesaria taquilla. Una disparatada comedia de enredo no parece la consecuencia lógica a un itinerario de tan potente versatilidad dramática como la vislumbrada en la notable CABEZA DE PERRO.

Sin embargo, acaece todo lo contrario. Amodeo no sólo sale airoso del complicado reto, sino que se postula como uno de los todoterrenos fundamentales en el panorama del cine español contemporáneo.  ¿QUIÉN MATÓ A BAMBI?, principalmente, es un film de “director”, uno de esos peligrosos envites que procura el llamado cine comercial, a los que un mero aplicado sería incapaz de sostener la dignidad, pero a los que un realizador de fuste es capaz de prestarle la socarrona ligereza, necesaria para pergeñarles esa frescura que toda comedia que se precie debe aquilatar.

El film juega a la carta de la confusión, del enredo, de la progresión disparatada. quien-mato-a-bambi-imagen-11La cosa va de secuestrados metidos en una bolsa de basura. Por un lado, se nos presenta a David y a su amigo Mudo. Ambos trabajan en una gran empresa, propiedad del futuro suegro del primero. Cuando está a punto de concluir la jornada laboral, David es requerido por su suegro. Al subir a su despacho al segundo le da una especie de ataque al corazón. David sale del despacho y, por móvil, le pide a Mudo que suba a ayudarle. Cuando vuelven a entrar en el despacho, se encuentran con algo muy distinto de lo que David había dejado y, entonces, deciden meterlo en una bolsa de basura para sacarlo de allí.

Por otro lado, tenemos a Edu, un propietario de una pizzería que está a punto de bancarrota y a su socio italiano, de nombre Gigi. El primero es hijo de un empleado de limpieza de la empresa del suegro de David. Dada la penuria económica insostenible por la que está pasando y movido también por el ánimo de venganza ante el maltrato que la empresa brinda a su padre,  Edu urde el secuestro del empresario. Junto con Gigi, acude hasta el parking donde aquel acude a por su vehículo con la intención de meterlo en el maletero para pedir un importante rescate por él.  El plan, como es de prever, no sale como imaginan, puesto que la urgente peripecia que tratan de solucionar David y Mudo se cruzará en su camino.

Como ya ha quedado expuesto, ¿QUIÉN MATÓ A BAMBI? depara un modélico festival de dirección tras la cámara que sabe estar a la altura de la intencionalidad concretada en el guión: la confección de una comedia clásica, de corte norteamericano años setenta, que invoca, por ejemplo, el añorado tempo cómico, surrealista y abonado al gag visual del mejor Blake Edwards.quien-mato-a-bambi-imagen-13 La película de Amodeo tantea con personalidad, gracejo y desenvoltura el universo de  EL GUATEQUE o de CITA A CIEGAS, sin quedarse lejos del Peter Bogdanovich de la modélica ¿QUÉ ME PASA DOCTOR?

Una implicación majestuosa de un reparto en pleno estado de gracia (los cuatro protagonistas masculinos están perfectos), el descacharrante recurso al contrapunto surrealista, disparatado y singular de unos personajes secundarios pincelados tan fina como singularmente (atención al taxista de Manolo Solo, a la criada de Carmina Barrios, a la madre de Belén Ponce de León y, sobre todo, al abogado caradura de Joaquín Núñez), un chispeante sentido del ritmo, un montaje muy atento a las reacciones de los personajes (demoledora la secuencia del interrogatorio a palos por parte de Ernesto Alterio) y, fundamentalmente, la solvente capacidad del director para atender con tino a los muchos palos que toca una historia trufada de acaecimientos inesperados que no cesan de ser resueltos sin complicar más las cosas... todo este cúmulo de bondades hacen de ¿QUIÉN MATÓ A BAMBI? un producto que, en algunos momentos, paga el lógico precio de una cierto desequilibrio rítmico, pero que en líneas generales no puede ser más que calificado de notable. La risa no zafia, dentro de él, está más que garantizada. 

Publica tu comentario en Facebook