Amaras Al Projimo 1

Título original: W imie… (In the Name Of)

Año: 2013

Duración: 102 min.

País: Polonia

Director: Malgorzata Szumowska

Guión: Malgorzata Szumowska, Michal Englert

Música: Pawel Mykietyn, Adam Walicki

Fotografía: Michal Englert

Reparto: Andrzej Chyra, Mateusz Kosciukiewicz, Maja Ostaszewska, Lukasz Simlat, Tomasz Schuchardt, Maria Maj, Olgierd Lukaszewicz

Productora: Mental Disorder 4 / Canal+ / Polish Film Institute

Nota: 6

Arriesgada propuesta polaca la que procura la joven realizadora Malgorzata Szumowska, pues decide, nada más y nada menos, que hurgar en uno de esos temas de raigambre colectiva tan lacerante como secreta: la homosexualidad dentro del estamento eclesiástico, la traumática negación secular a la evidencia de las demandas inherentes al ser humano. En el fondo, por lo tanto, la imposibilidad del individuo a asumir sus más íntimos impulsos, enfrentado a una sociedad constituida sobre esa impío protocolo de disimulos y negaciones que es la autorepresión, el veto continuado a la libre comunión con el deseo propio.

El film nos traslada a la Polonia más ignota, a los confines rurales de un país de acreditado fervor católico. En un pequeño pueblo agrícola imparte su cometido espiritual un joven párroco desde no hace mucho tiempo. Entre sus ocupaciones diarias se halla la de estar al tanto de un grupo de adolescentes conflictivos,  que viven en una estancia vecina a la suya, evitando el regreso a un reformatorio más severo. El padre Adam, muy pronto se pone en evidencia, es homosexual. Su fijación por un joven vecino del pueblo que trabaja junto a sus pupilos en una obra comenzará a crearle problemas.

Lo primero que cabe decir de AMARÁS AL PRÓJIMO es que Szumowska logra evitar en todo momento que su propuesta, su modo de acometer las indudables dificultades que supone tomar cartas en un asunto de tan peliagudo propósito, caiga en esa esplendente falsedad indagativa que es el morbo. AMARÁS AL PRÓJIMO es un film, en principio, intencionalmente,  pergeñado con procelosa cortesía y con verosímil capacidad escrutativa, en el que, por ejemplo, logra capturarse sin demasiada dificultad la singularidad campestre, pueblerina, poco populosa, humilde y aislada del entorno rural en el que acontecen los hechos narrados.  

Esa intentona (lograda) por parte de la realizadora de atacar los hechos cercenando cualquier tentación de empobrecedor exhibicionismo, pese a todo, trata de imponer un tratamiento muy frontal del tema que tiene entre manos. amaras-al-projimo-2Durante buena parte del film (los dos primeros tercios) el conflicto entre contención y nitidez expositiva está resuelto con pericia. La realizadora acierta aprestándose  a que el tono primigenio, rudo, desarraigado del entorno en el que están capturados los acontecimientos  se inmiscuya en su concatenación.  Esa solitaria grisura ambiental determina el comportamiento de los personajes y la forma en la cámara los acoge.

El film depara una narración muy naturalista, cercana a los personajes que convoca, y que, al mismo tiempo, sabe ir acorralando la encrucijada moral y ética impuesta por el protagonista. La ausencia de alharacas estridentes abunda en esa férrea imparcialidad mediante la que la realizadora trata de ahondar en el conflicto adherido al personaje principal. En este sentido, no queda más remedio que destacar la extraordinaria implicación del actor protagonista. AMARÁS AL PRÓJIMO Amaras-al-projimo-encarteleraonline-06no supuraría la misma crudeza emocional que alcanza de no ser por la intensa sujeción con la que Andrzej Chyra da vida, disimulo, desgarro y apasionamiento al protagonista del film. Gracias a él, desde luego, el severo desequilibrio narrativo que se evidencia durante el último tercio no estamos hablando de un oneroso naufragio final.

Lastimosa e inesperadamente, durante ese último tramo, sin que la realizadora dé muestras de saber cómo impedirlo,  la película opta por desvirtuar  su potencialidad al imponerse en la narración una deriva un tanto sorpresiva en el desenlace. Éste peca de impostura y obliga a un forzado encadenamiento de búsquedas finales que no cuadran con la cuidada transparencia con la que se nos han mostrado los hechos hasta ese momento.  AMARÁS AL PRÓJIMO concluye limitando impíamente la nítida honestidad de su planteamiento, quedándose reducida a bienintencionado, naturalista relato de intimides prohibidas, en el que, sí, se pone de manifiesto la incongruencia de ciertos mandatos a todas luces desfasados, hipócritas y contraproducentes, pero perdiendo la ocasión de que la magnitud de su aportación fuera más contundente de la conseguida.

Publica tu comentario en Facebook