Amor Amistad 1

Título original:  Love and FriendshiP

Año:  2016

DuracióN:  94 min.

País:  Irlanda

Director: Whit Stillman

Guión:  Whit Stillman (Novela: Jane Austen)

Música:  Mark Suozzo

Fotografía:  Richard Van Oosterhout

Reparto: Kate Beckinsale, Chloë Sevigny, Xavier Samuel, Stephen Fry, Emma Greenwell, James Fleet, Jemma Redgrave, Jenn Murray, Tom Bennett, Morfydd Clark, Lochlann O'Mearáin, Kelly Campbell, Justin Edwards, Conor MacNeill, Ross Mac Mahon

Productora:  Blinder Films / Chic Films / Revolver Amsterdam

Nota: 7.9

Elegante, estiloso, preocupado siempre por la impronta un tanto evasiva de todos y cada uno de sus proyectos, lAmor Amistad 3a noticia de que Whit Stillman iba a inmiscuirse en la adaptación cinematográfica de una obra de la literata inglesa Jane Austen hacía prever que el universo distinguido, acumulado de falsas apariencias y de torrenciales disimulos, tan propio de la autora de ORGULLO Y PREJUICIO, no podía por menos que adecuarse sin problema alguno al modo aviesamente discreto y solapadamente punzante siempre dirimido por el director norteamericano. Adaptación de un relato breve titulado “Lady Susan”, una vez contemplada AMOR Y AMISTAD, cabe decir que, afortunadamente, las gratas expectativas han concluido salvaguardadas con la chispa que cabía augurar.

Finales del siglo XVII, ambientación sabidamente británica de la época, el film nos sitúa delante de las intrigas, los denuedos y las maniobras impuestas por la necesidad de mantener a flote una determinada posición social por parte de Lady Susan, una joven viuda que, debido a unos flagrantes problemas financieros al perder a su esposo y a un escandaloso affaire con el marido de una importante heredera, decide allegarse hasta la mansión campestre de su familia política con el fin de conseguir un matrimonio para su hija, quien dista mucho de compartir modo de vida e intenciones maternas. Una vez allí, la aparición del hermano de su cuñada precipitará una serie de acontecimientos en modo alguno previstos por Lady Susan; el primero de ellos los malos ojos con los que la familia de éste ve el acercamiento hacia él de la conspicua viuda.AMOR Amistad 6

Desde el primer momento el espectador es puesto sobre grácil aviso de que el tipo de apropiación que va a imponer Stillman para llevar a cabo su propuesta adaptatoria sobre el texto prestado por Austen va a distar mucho de someterse al previsible academicismo cansinamente respetuoso. Apenas tardamos unos segundos en advertir que el creador de METROPOLITAN, lejos de sentirse intimidado por la empresa, soluciona el envite dictaminando sobre el texto una suerte de parecida justicia a la impartida por el personaje central dentro de la trama en la cual se ve envuelta. Estrategia que, todo hay que aseverarlo, dista bien poco del modus operandi que le hemos paladeado a Stilman a lo largo de su ya considerable trayectoria cinematográfica.

Y es que la misma presentación de los personajes (posando frente a la cámara dentro de un plano en el que aparece subrayado su nombre,  y agrupados por núcleos familiares a los que pertenecen) ya anuncia el cuidado y mordaz afán contemporáneizador  con el que van a ser encuadrados tanto los personajes como las distintas situaciones planteadas por el libreto dispuesto para la adaptación. Stillman opta por desentumecer la carga literaturizante dispuesta por Austen escrutando los hechos narrados sin que jamás se evidencie un atisbo de academicismo meramente calcador. Amor Amistad 4Para ello lo que sí se esfuerza por exigir a su empeño una pátina irónica, cáustica y agilizante que, como resultado, depara siempre una afilada frescura escenográfica, dentro de la cual los personajes se antojan criaturas movidas por una voluntad que dista mucho de perseguir el cliché anquilosado, y, por lo tanto, instancias conscientes de ese distanciamiento generador de una libertad de movimientos distinta a la afirmada por la escritora en e l relato.

La virtud máxima de Stillman es que esa inercia sardónica y modernizadora jamás se estrella con el deleznable estropicio de la caricatura, la desmedida descolocante, o la estridencia atemporal. Su posicionamiento  de aérea puesta al día se formula como recurso pertinente, como plataforma valorativa, desde la  cual, primero, insuflar a los acontecimientos  una desenvoltura, una fluidez mucho más propia de un vodevil cortésmente paródico que de una pieza narrativa decimonónica, y, segundo (sin dudarlo, la finalidad más importante), lograr aprehender la fascinante acumulación de aspectos seductores que define a la protagonista principal de la función, esto es, la siempre maniobrante, conspiradora y distinguida, primorosamente pérfida Lady Susan. Si algo define con entusiasmo al film, es la facilidad nada exagerada con la que se nos acerca hasta ella sugiriéndola como un personaje caracterizado con inasibles descomedimientos muchos más modernos a los de la época en la que éste se halla enclavado.

 Astuta, llena de recursos, visionaria, aguda y fulminante conocedora de sus contrincantes, experta sagaz en adivinarles recovecos y debilidades, lince superviviente, libérrimo espíritu abominador de pasividades, Lady Susan comanda el relato desde principio a fin, obligando al film a supeditarse a la extremada clarividencia de sus maquinaciones. El ritmo impuesto, la celeridad entre escenas, la viveza en las interpelaciones, la efectividad y la ávida pulcritud de la puesta en escena se afanan en postularse como pícara consecuencia de ese motor generatriz que es la mujer protagonista. AMOR Y AMISTAD acierta plenamente al constituirse como el retrato de una mujer con abundantes asechanzas al fondo y pródigos atajos para llegar puntualísima al beneficio de su empeño. Provista de unos diálogos implacablemente perspicaces, aliñada con un sentido del humor vitalista, celebrativo y cómplice, la película cumple con creces el propósito  de su fecunda ligereza.

 

Publica tu comentario en Facebook