Mulatu2

A la sombra de Blur se presentaba la segunda jornada del festival

El viernes primaveril era la jornada que menos expectativas tenía para nosotros, nos parecía algo descompensada con respecto a las del jueves y las del sábado, por eso nos dejamos sorprender desde primera hora.

Como es habitual a las 16:00 al auditorio, ya esté la propuesta más mastodóntica de Sufjan Stevens o el show más intimista de Ethan Johns. Un tipo que ha labrado una carrera como técnico de la trastienda discográfica pero que ha decidido pasar a la acción con un disco íntimo y cargado de influencias. Solo, con un par de guitarras, salió el inglés que se mostró cercano, sorprendido de ver una entrada más que decente y sobre todo inspirado. Inspirado  en el monólogo al preguntar al graderío "¿Estáis esperando los hits?" e inspirado musicalmente. Un concierto que siendo sinceros nos ha servido para descubrirnos al talento a "la americana" que chorrea este aparentemente indefenso personaje. Echamos de menos una armónica pero su voz es una delicia cuando tiene que afrontar canciones como "Hello Sunshine" o el cover de Gillian Welch "Reveletor". Influenciado, claramente, por Bob Dylan Johns dio un concierto honesto y delicioso, sin florituras, humilde pero perfecto.De la sencillez de Ethan Johns a la parafernalia jazzística de Mulatu Astatke y su propuesta afrojazz que sufría la difícil ecualización del gigantesco Vibráfono-xilófono (por llamarlo de alguna manera) que el septuagenario tocaba con desparpajo mientras la banda llenaba de matices el abarrotadísimo auditorio, con algunos solos deslumbrantes. No pudimos terminar la actuación del etíope porque los paisanos Pony Bravo afrontaban uno de los conciertos más importantes de su carrera y teníamos que apretar.

Hablamos de la importancia de este bolo porque los solapes no eran demasiado agresivos y se presuponía una gran asistencia en la llegada de "Palmas y Cacería" al festival. Un disco en el que Pony Bravo han puesto toda la carne en el asador y se han "radicalizado" mucho más, musical y líricamente hablando. Desde el primer acorde de "China da miedo" vimos a la banda al 100%, con un viento que azotaba y hacia presagiar el frío que pasaríamos durante la jornada, Pony Bravo salieron a por todas con "Turista ven a Sevilla", Daniel en estado de gracia y el clásico intercambio de bajos y guitarras. El punto menos lúcido llegó con "Eurovegas" que parece necesite una vuelta de tuerca para los directos, cosa que ha sufrido la "Mangosta". Menudo espectáculo de segunda parte de canción al más puro estilo de ritmo cubano y con un grupo que ya se había hecho con el público y que remataba con "El político Neoliberal"  y un video lleno de bailes que originaba el despelote de los allí presentes. Aunque los momentos más memorables del video llegaron con la Post-lolaila "Guajira de Guántamo" y la Rave de Dios ya con los ZA! en el escenario. Transgresores de pura cepa y la última en la frente, "Mi DNI" cerraba a lo grande los 45 minutos, rapeado de los ZA! incluido, más increíbles e inspirados en los que vimos a los sevillanos, gigantes.

{youtube}GCJNwL1wpMs{/youtube}

Las sorpresas de la jornada llegaron del Soul de salón de Nick Waterhouse en el escenario Ray-Ban al que no conocíamos pero tras ver la propuesta tan espectacular que llevaba tuvimos que quedarnos a bailar. Dos saxos, dos coristas, batería, bajo y por supuesto su guitarra y su voz. Flow a raudales, buen rollo, al más puro estilo Eli Paperboy pero sin tanta postura, un espectáculo perfecto para disfrutar mientras el sol daba una tregua y nos preparaba para la llegada del nuevo ciclón británico. Peace y su propuesta refrita no podía tener más ticks. Por lo pronto sorprendió que Harry "Harrison" Koisser (frontman) saliera con una guitarra de doble mástil, ¿para qué?. Si utilizas una guitarra de tales proporciones úsala en tu favor, no hagas lo mismo que podrías hacer con una eléctrica normal, llena el escenario de efectos, quema las pastillas, aplasta los pedales, llena de colores tu música, pero para hacer riffs de la marca Nirvana no es lo más apropiado. Lejos del posturero con el que los ingleses arrancaron tenemos que decir que la segunda parte de su concierto fue muy notable con un cuarteto haciendo las canciones de su debut "In Love" y sonando de maravilla. En cuanto se quiten la etiqueta de "los nuevos Vampire Weekend" y las carantoñas de estrellitas serán una banda por lo menos a darles una oportunidad. De momento queda margen de mejora. 

Cronica-primavera-sound-2013Django-Django-Eric-Pamies

Los que no desaprovecharon su oportunidad fueron Django Django que prepararon el concierto a conciencia. Con tan solo un disco que ha vivido de la sombra del divertidísimo hit "Default", los británicos se presentaron estrenando equipaciones de una especia de marineros del futuro e hicieron lo que se esperaba, echarle ganas y proponer fiesta. No faltó empeño, tal vez no son un grupo como para llenar de la manera que lo hicieron pero en cuanto sonó "Default" la locura llegó a la arena, allí no paró nadie. Esperábamos muchas más calma y ofrecieron un show muy pistero lleno de momentos y de ritmos más propios de la electrónica. Nada que ver con las dos propuestas que se pisaban y que optamos por ver parte de cada una de ellas. Shellac en el escenario ATP, capitaneados por el siempre testosterónico Albini, son caballo ganador. Reunión de fieles que se encuentran año tras año a disfrutar una austera propuesta, no hay florituras ni leches, puro rock, pura agresividad y claro esto lleva al clásico pogo que tanto gusta e impresiona desde la lejanía. Este año Shellac llegaban con la noticia que ya están sobre su nuevo disco y esto aún más avivo a los dudosos que se reunieron en el desgarbado ATP. Al mismo tiempo The Breeders tocaban íntegro y en orden su "Last Splash". Pero que además añadieron un bis donde abordaron versiones de Guided By Voices y The Beatles. El concierto sonó mejor de lo que cualquiera pudiera esperar pero echamos algo de menos ese sonido guarro de las Deal. 

The Breeders performing Last Splash 03 Dani Canto

Aunque para sonar mal, el premio se lo llevó íntegro Local Natives. Que mal, idas y venidas que hacían al público desintonizar con los americanos. Los ratos que cambiamos de posición pudimos deleitarnos con la propuesta tan ambiciosa que Local Natives esbozan. Su último disco es un salto sin red lleno de melodías y canciones dedicadas al amor en todos sus ámbitos y que rozaron lo lacrimógeno en "Colombia".  Aunque también hubo tiempo para el público escuchara "Airplanes" y alguna perla de su primer Lp, "Gorilla Manor". Mala suerte para ellos que tendrán que desquitarse en sala. No se lo pierdan.

The Knife 02 Dani Canto

Nada que ver con la potencia y nitidez que sonó el que para muchos ha sido el gran triunfador de esta edición, el genio prematuro James Blake. Un electro crooner que hizo el más difícil todavía, mantener al público en un estado de calma absoluta y de respeto con una propuesta que lo necesita. Su "Overground" es un trabajo brillante al solo le faltaba ser rubricado de la manera que este chiquillo lo hizo. Formato trío para repasar una pequeña carrera que casi arrancó con "I Never Learnt To Share " haciendo patente la semejanza con Antony & The Johnsosn. "I Am Sold" narrada de una forma más electrónica acabó por hacernos descubrir ante tanto buen hacer. Espectacular show que nos hizó despegar del asfalto en el ciclo coral de "Digital Lion".

La llegada a Blur, el gran cabeza de cartel de esta edición, hacía presagiar lo que allí iba a pasar, un ciclón, aunque lo dejamos para analizarlo aparte. (Leer crónica completa y exclusva del concierto de Blur en Primavera Sound 2013). Tras Blur, The Knife se presentaban en el Primavera con unas expectativas que se han ido diluyendo a medida que llegaba su hora por la cantidad de videos e información previa que iban llegando. Su directo se movió entre lo hipnótico y la vergüenza ajena. Su último “Shaking the Habitua”l ha tardado en suceder al anterior siete años, esto ha llevado a la generación, por parte del público, de un gran interés en verlos. Con una especie de balé medio oriental, medio magrebí y con unos videos que no dejaban disfrutar de nada de lo pasaba en el escenario, musicalmente hablando, se desarrolló esta propuesta. Petarderos, irreverentes, originales pero insulsos, como cualquier performance de Eurovision, lástima de este desafortunado cierre que nos mandaba tras doce horas al sobre.

Lo más leído