Losevangelistas

La primera edición del festival vasco cierra con unas cifras de 8.000 asistentes por día en la edición Live!

Las instalaciones del Bilbao Exhibition Centre (BEC!) en Barakaldo albergaron durante los días 22 y 23 la programación musical destinada al gran público del Bizkaia International Music Experience (BIME).

Con el frío y la lluvia azotando, nos refugiamos en una de las amplias naves, en el escenario 1, para disfrutar de la apuesta intimista de Passenger. Pocos minutos de la actuación bastaron para constatar que no se requieren muchas personas en el escenario para ejecutar un concierto notable. Mike Rosenberg y su guitarra enamoraron a los allí presentes, los cuales alcanzaron su punto álgido cuando comenzaron a brotar los acordes de Let Her Go, tema que fue precedido por un guiño a Get Lucky, el tema de Daft Punk.

A continuación, también en el escenario 1, y con el corazón ya preparado en bandeja, salió a escena John Grant, con su camisa de leñador y su gorrito de lana, bien preparado para el frío. El americano, acompañado por un buen puñado de músicos en el escenario, nos hizo levitar con un set de lo más variado, con composiciones como Marz o Where The Dreams Go to Die, de las que te parten el corazón lenta e intensamente, o con otras con las que nos puso a bailar como Black Belt o Sensitive New Age Guy. Grant demostró, una vez más, que es poseedor de una versatilidad sin precedentes.

Nos encontrábamos ante la primera gran disyuntiva del festival, Manic Street Preachers o Soleá Morente con Los Evangelistas, pero, señores, la cabra siempre tira al monte, así que nos enfilamos hacia el escenario 4 a disfrutar del hermanamiento rockero-flamenco por excelencia. En Un Sueño Viniste, fue la encargada de meternos dentro de el universo Morente y en los pasajes sonoros que son capaces de crear Antonio, Jota, Florent y Eric. Con No Solo Yo, ya con Soleá en el escenario, las emociones empezaban a hacerse más patentes entre el público, al que le empezaba a costar mantenerse quieto en la silla. Fue durante la interpretación de Dormidos en la que la pequeña de los Morente consiguió hacerse con la intensa atención del público. Como broche de oro, un apoteósico final que fue protagonizado por una excelsa ejecución de Donde Pones El Alma.

Y con el gusanillo y las ganas de bailar por todo lo alto nos dirigimos de nuevo al escenario 1, en el que vimos la recta final de Manic Street Preachers, las caras de la gente que llenaba el recinto expresaban emoción, y es que, según nos contaron, por allí sonaron un buen puñado de temazos, de los de antes y algunos del nuevo disco (Rewind The Film). Nosotros nos quedamos en el buen sabor de boca que nos dejaron Tsunami y If You Tolerate This Your Children Will Be Next.

yuck

Pasada la medianoche y sin mediar palabra, con un pabellón medio vacío, los londinenses Yuck nos ponían a bailar con su apuesta ruidosa-rockera. Nos ofrecieron una ejecución muy notable, con temas de sus dos LPs, entre los que no faltaron, por supuesto, Get Away ni Middle Sea. Ya sabemos que estos chicos son más de hacer ruidazo que de hablar, como lo del ruidazo lo hacen muy bien no les pondremos pegas.

Y como no todo iba a ser bueno, The Asteroids Galaxy Tour, nos dieron en los morros con una estridente Mette Lindberg, consiguieron levantarnos un dolor de cabeza intenso que ni la interpretación de la publicitaria Golden Age. Una lástima, ya que teníamos ganas de ver a <>, pero la esperanza de un nuevo disco de los franceses nos hace pensar que les tendremos de nuevo por salas de la Península en breve.

La jornada del sábado llegaba con la noticia de la cancelación de Everything everything, por causas ajenas a la organización, a posteriori el grupo se disculpó vía Twitter y achacaron su ausencia a los problemas logísticos.

La actuación de los ingleses The Courteeners, fue lo primero de lo que pudimos disfrutar en la segunda jornada del BIME, una actuación que será recordada por pocos, la verdad no suenan a nada que no esté resobado y eso que estaban presentando Anna, su último LP.

mercuryrev

Jonathan Donahue, con su botella de vino, al frente de Mercury Rev, apareció de nuevo vestido del color de su bebida favorita. Los americanos ofrecieron uno de los mejores recitales del festival, con claro protagonismo de su Deserter's Songs, Donahue y los suyos pusieron la nota psicodélica de la noche. Por supuesto, con temas como Goddess on a Hiway es difícil no disfrutar con ellos.

Después del momento brillante de la noche, saltaba a escena Beth Ditto, entubada en un vestido con toques plateados y dispuesta a hacer entrar al público en calor. El de Gossip, fue uno de los conciertos más masivos del festival, pero a penas pudimos disfrutar de tres o cuatro temas ya que nos vimos obligados a acudir a la llamada de la Cumbia.

Y es que, amigos míos, no os quepa duda de que "Cumbia is the answer" y así lo demostraron Instituto Mexicano del Sonido, que pusieron al público a bailar a base de su electrónica sandunguera. Es muy difícil mantenerte quieto cuando suena aquello de Yo Digo Baila.

Y con esto dimos por finalizada la edición 2013 del BIME, del que, ya han asegurado, habrá una nueva edición en el próximo año.

Lo más leído