21


My Bloody Valentine

m b v

[Autoeditado; 2013]

Calificación: 9/10

Escúchalo en: Canal de Youtube de la banda


Veintidós años han pasado desde que “Loveless” viera la luz y con el paso de los años se convirtiera en uno de los discos de cabecera para más de una generación, un disco eterno, una obra de arte de lo “cutre”, una apisonadora, el disco de referencia para géneros como el shoegazing, o el propio Dream, poco antes de la medianoche del sábado dos de febrero, Kevin Shields cumplía su promesa y mostraba al mundo “m b v”.

Atrás han quedado los múltiples pseudo proyectos de Kevin Shields, alma de la banda, con Primal Scream o Patti Smith, decimos atrás porque nada ha influido a la concepción de este “m b v”, un trabajo que viene a cerrar “Loveless” de una vez, porque eso es lo que proponen los irlandeses, una continuidad, un plagio de ellos mismos. Entropías de guitarras que ahogan las voces hasta el límite de lo audible en su sonido, que es de por sí una denominación de origen.

Cuando “She Found Now” comienza la sensación que a uno le recorre el cuerpo recuerda a la vivida cuando llegó “Third” de Portishead o “Chinesse Democracy” de los Guns N' Roses, discos tan esperados que en las primeras escuchas solo te quedas absorto por la llegada de una banda a la que habías dado por muerta demasiadas veces.

Pero My Bloody Valentine plantean un Lp muy diferente con respecto al resto de bandas que han vuelto tras un parón, su estrategia ha sido la de no mover su sonido ni un ápice, "Only Tomorrow" podría haber estado en cualquiera de los Eps de los noventa a pesar de su sorprendente comienzo brusco. Esta es precisamente la gran virtud y la gran carencia del disco al mismo tiempo, porque no hay casi ningún truco nuevo,  a pesar de los teclados y la pausa de “Is This and Yes”, por lo menos esos trucos no llegan en la primera parte del disco.

Para la segunda cara de lo que será el vinilo podemos encontrar la esfera auditiva singularmente hermosa que Kevin Shields siempre ha plasmado en canciones como “If I Am” o “New You”, canciones que para los que esperaban un gran salto hacia alguna parte de My Bloody Valentine serán momentos en los que se estén en claro desacuerdo, pero que no hay que dejar de ver que partir desde algún lugar del tiempo sonoro de hace 22 años para revisitarlo como si nada hubiera pasado ahora es mucho más arriesgado de lo que parece.

Aunque la recta final es justo donde encontramos un notable cambio de forma de “m b v”, con un poco más de acelerante en “Nothing is” algo que los irlandeses no habían hecho nunca, o en “In Another Way” que nos sigue mostrando el nuevo camino que puede sea la puerta hacia un próximo disco dentro de cincuenta años. Pero estas dos piezas no tendrían sentido si el cierre no fuera “Wonder 2” donde las atmósfera gira en forma de loop con las bases en la percusión hasta no saber si estas derecho o torcido en un ejercicio de hipnosis sonora de alta densidad.

Este 2013 nos hemos encontrado una clara continuación de aquella obra de cabecera que fue “Loveless” pero con algunos cambios, las melodías, mucho más progresivas tienen otro matiz y fundamentalmente nos hemos dado de bruces con un grupo mucho más furioso en su parte final. Un disco que puede ser amado y odiado pero que desde luego no es casi lo que nadie esperaba, una nueva muestra que tras veintidós años y miles de grupos tomando influencias de ellos, solo ellos han podido dar una continuación pura y digna al disco que empezó todo esto, My Bloody Valentine siguen siendo los jefes.