21


Dorian

La Velocidad del Vacio

[Pias; 2013]

Calificación: 4.8/10

Escúchalo en: Spotify


Tras cuatro años de giras inacabables el grupo catalán, Dorian, se decide a sacar su nuevo disco, La Velocidad del Vacío, tras el éxito de ventas que supuso ‘’La Ciudad Subterránea’’ en el 2009, colocándolo como uno de los discos más vendidos dentro del panorama ’Indie’ nacional.

De primeras, una vez que te pones a escuchar el disco te quedas un poco sorprendido ya que te encuentras con algo diferente a lo que te esperas de una banda que pareces saberlo todo porque son cuatro años escuchando lo mismo, es decir, un disco calcado al anterior como si de una expansión se tratase pero parece ser que la colaboración de Phil Vinall les ha sentado bien en lo que a cambio con respecto a discos anteriores se refiere.

El disco empieza con ‘’Los placeres efímeros’’, canción electrónica completamente instrumental que no tiene nada que ver con lo que Dorian nos tiene acostumbrados y que hace que crezca el interés por esta “ Velocidad del vacío”.

Acelerador pisado a fondo para recibir buenos momentos de la mano de “Ningún Mar” y “Tristeza” incrementando así nuestra sorpresa al comprobar que Dorian se acerca mucho más al pop en este disco con respecto a sus antecesores, sobre todo en la segunda de ellas. Esta conversión del grupo llega al culmen con ‘’Los amigos que perdí’ , el nuevo single de la banda que se convertirá en el nuevo himno de los fans de Dorian junto “A cualquier otra parte”.

Volviendo a sus orígenes musicales con “El temblor”,  más similar a lo venían grabando y a la canción que se despega de las demás “El sueño eterno” con fuertes influencias de su estancia en México, el disco se abre paso hacía “Arde sobre mojado” que si aíslas la voz de Marc del resto de lo que estas escuchando puede que te suene a Los Planetas y "Soda Stereo" canción muy rítmica y de letras pegadizas, bastante guitarrera.

Para finalizar este disco de tan solo diez canciones podemos escuchar “Horas bajas” y “Las palabras” canciones que vuelven a sonar al Dorian de toda la vida pero que pasan desapercibidos completamente llegando incluso a resultar tedioso.

Lo mejor del nuevo trabajo de Dorian es que han cambiado su estilo de música acercándose más al pop y haciendo mucho más patente el Estigma que Placebo parece haber dejado en la frente, no solo musical sino en la estética.

Variación que no le sienta del todo mal aunque habrá que ver si en directo no notan este cambio y que confiamos sepan defender (como siempre han hecho). Un trabajo que adolece especialmente en las letras (lo de Hope Sandoval todavía duele) porque las han convertido en triviales, en poperas, descuidando algo que siempre mantuvo el rumbo y que ahora parece tomar la instrumentación.

Sin embargo la cosa se queda en un disco mediocre con unos tres o cuatro de temas que se colocaran entre los himnos de la banda y el resto caerán en el olvido. Una Velocidad en la que parece primar el afán recaudatorio de nuevos fans y la confianza a que los fieles aguanten el chaparrón, simplemente esperábamos más.

Publica tu comentario en Facebook