21


Delafé y Las Flores Azules

De ti sin mí - De mí sin ti

[Warner; 2013]

Calificación: 6.7/10

Escúchalo en: Spotify


Quien no arriesga no gana.  Sin embargo, si el riesgo viene acompañado de buenas bazas, las posibilidades de salir triunfante, en lo que uno se proponga, son mucho más amplias. Delafe y las Flores Azules han vuelto a demostrar que, tanto con Facto como su aventura sin él,  han sabido ir evolucionando manteniéndose  fieles a un estilo propio, gracias al cual  se les puede tildar de únicos, pese a que no cesen de salirles  copias que, hoy por hoy, siguen estando muchos pasos atrás del conocido referente.

Los de Barcelona,  desde sus principios, fusionando una buena diversidad de estilos, han tenido el talento suficiente  como para concretar el suyo. Esto es realmente meritorio, pues corren tiempos en los que todo parece inventado y todo lo creado parece estarlo a rebujo de las tendencias que marcan ciertas revistas o ciertos festivales de moda. Con su cuarto trabajo, esta banda vuelve a demostrar que en ningún momento se ha estancado,  que cada disco suena diferente al anterior, y que, insistimos, perdura en ellos el sonido particular que los hace reconocibles y distintos.

Con “De ti sin mi – De mi sin ti”, Óscar D’ aniello y Helena Miquel  llegan de la  mano de uno de los mejores  productores de nuestro país, el asturiano “Paco Loco”. Contar con un profesional como éste conlleva a la creación de un sonido muy singular  y a la adopción de algunas decisiones importantes:  por ejemplo,  por fin han dejado de lado esas  bases en las que Óscar recitaba versos como si un poeta urbano se tratase, asumiendo  formas mucho más complejas y  un sonido mucho más Pop.

El nuevo trabajo de los creadores de “Vs Las trompetas de la Muerte” esta formado por un doble cd de 11 temas cada uno,  “De ti sin mí” y “De mi sin ti”, dos discos con un claro desequilibro, ya que en la segunda parte del primero de los dos nos encontramos con canciones transformadas compartiendo el mismo objetivo y enunciando los mismos valores. De ahí el juego literario del título del disco: uno no podría entenderse  sin el otro.

La generación del disco, por desgracia, ha estado marcada por un acaecimiento dramático y luctuoso: ni más ni menos que la muerte del padre de Óscar, acaecida al no superar los efectos de un cáncer. Este hecho se ve clara y emotivamente reflejado en el documental “Ciao Pirla”.

En las once primeras canciones, reconocemos  a la banda que nos ha dejado tantos éxitos como “Mar el poder del Mar”,  “El indio” o “Espiritu Santo” Esta vez suenan mucho más guitarreros, menos electrónicos, dejando los sintetizadores a un lado, y aparentando más formato de banda. Vemos una evolución respecto a su anterior trabajo, donde uno de los principales reclamos eran esos instrumentos de viento metal que aparecían hasta en el título.  En esta ocasión han decidido prescindir de ellos.

Aunque desde un primer momento encontramos el estilo de Delafe y las flores azules, con temas  como “Volvemos a empezar de cero”,  “Mientras beso a mi chico en la Arena”, “No te dejare nunca”,  o  el single “De ti sin mi”, en los que inciden y evocan el sonido característico de la banda, sin embargo, confesamos que sentimos predilección por los que demuestran una garra y una intensidad nuevas. Son canciones donde no sólo los coros de Helena o las rimas de Óscar son los protagonistas, sino que adquieren relieve notables colaboraciones como la de Nacho Vegas en “Qué sentido tendría” o la de Sr. Chinarro en “Portugal”.

Siguiendo con esta tónica colaboradora, destacamos las aportaciones de Pablo Errea de Edwin Moses, Dani Vega de Mishima o Esteban Perles de Bigott en aciertos como “Cielo”, “Intento” o “Cuando las cosas se tuerzan” en los que se vislumbra un ímpetu  que hasta ahora no habían demostrado, que ridiculiza la fama de blandos que algunos les han achacado y que permiten que vislumbremos un futuro en el que deben depararnos muchas más cosas.

Lamentablemente, el gran sabor de boca que deja la primera parte no continúa en la segunda, pues la decisión de desviarse por unos vericuetos mucho más experimentales no puede ser más que calificada de poco afortunada. De primeras, escuchar versiones más vanguardistas de temas recién escuchados provoca un cierto aburrimiento. El trabajo pierde frescura. La explicación a este giro tan brusco hay que buscarla en el citado acontecimiento anterior. “Mi sin ti” refleja la dureza de esta terrible situación. Las repeticiones, quizás, vienen a significar esa parte triste, ese reverso ingrato que debieron superar: la felicidad del principio no era sino apariencia. No obstante, pese a que la intención sea loable, el resultado dista mucho de estar a la altura de lo escuchado hasta ese momento. La monotonía no logra ser solucionada.

Por último, no creemos justo concluir este análisis sin dedicarle unas líneas al plus que depara el disco: el citado documental, “Ciao Pirla”. En él, Oscar, para rendir homenaje a su padre ya fallecido, decide embarcarse  en un viaje en bicicleta, con sus cenizas, desde Barcelona hasta Milán, emprendiendo una aventura realmente conmovedora. Aquí se recoge toda la esencia del álbum, cómo son ellos, y el sentido que tiene todo lo referente a la dura grabación de este trabajo. Dignas de admirar la constancia y superación de D’Aniello, en uno de los proyectos más bonitos que hemos podido ver en formato documental. Gracias a éste trabajo audiovisual, podamos entender, a día de hoy, quién son y cómo piensan Delafe y Las Flores Azules.

Publica tu comentario en Facebook