Pulp 4 Inma Varandela

Juguemos a un juego. Vayamos atrás en el tiempo, pongamos año 1995, coge ese disco de oscura portada que esconde en su interior el manual de himnos de una generación ......

Foto: Inma Varandela

..... Y antes de ponerte a escuchar como suena, te pregunto: ¿has mirado la foto? Fíjate bien, sí, ese tipo larguilucho parece querer decirte algo. Quiere decirte que ese será el eje central musical y esa, pues, ¿te imaginas que sea la foto de tu boda?

Cual cuento de hadas se leía la presencia de Pulp en el San Miguel Primavera Sound. Parecía un sueño por cumplir, un deseo ansiado por muchos que volvimos a sentirnos chavales incomprendidos por pertenecer a una clase diferente. Por suerte Mr. Jarvis Cocker llegaba con la idea de querer darnos la razón con sus inquietos movimientos de agilidad felina acorde a la perfección con lo que Webber & cía dejaban sonar. ¿En serio estuvieron todo este tiempo separados?

Foto: Inma Varandela

Prometieron no defraudar y cumplieron. Sin complicaciones tomaron un corazón basado en su disco más popular en que a golpe de discurso dejó sonar una inmensamente coreada ‘Sorted For E’s & Wizz’, las siempre sugerentes ‘Pencil Skirt’ o ‘Something Changed’, la emotividad sobresaliente de una ‘Bar Italia’ que siempre hiela el alma con el sonido de viento y la invitación, personal, al baile de la inconmensurable ‘Disco 2000’ (chaqueta y corbata removidas de su vestuario previamente) o de una pantanosa ‘F.E.E.L.I.N.G.C.A.L.L.E.D.L.O.V.E’.

De ese corazón, salieron vasos hacia órganos tan vitales de su discografía como una intensa ‘Babies’ o inquietante ‘Pink Gloves’ o el paso por el irregular ‘This is Hardcore’; pero tuvieron motivos más allá de los musicales para esclarecer las dudas sobre su regreso. Entre sus ganas de espionaje y sus deseos de dejarnos en paños menores hicieron realidad el juego del inicio al que ese chico del público había retado a su novia -y desde esa noche, prometida- dejando para el final ese himno que marcó años y moverá masas siempre que se deje sonar. El Fòrum, para ‘Common People’, se quedó simplemente pequeño, porque a pesar de todo entiéndanlo, somos gente corriente.

Sin tiempo para solo un bis no podía el bueno de Jarvis irse de la Ciudad Condal sin homenajear a la sala que su ‘Razzmatazz’ da nombre; pero homenajes, dedicatorias y declaraciones de por medio, esta visita fue para los que estuvimos el quitarse una espinita clavada seguramente para muchos y de la que ni tú ni yo nos vamos a olvidar ¿Te hemos respondido a tu pregunta inicial, Jarvis?

Publica tu comentario en Facebook