Tom Middleton Especial Sonar

En esta entrega nos centramos en la habitualmente llamada serie media, que suele configurar el grueso del cartel. Aunque con las anteriores entregas ya han surgido algunos nombres que estaría dentro de esta clasificación, analizamos el resto de nombres que quedan por descubrir.

 

La programación de día de este año nada tiene que envidiar a la de noche, y aunque la mayoría de cabezas de cartel suelan estar en esta última, este año también están presentes nombres de un altísimo nivel y reputación en la programación diurna.

Entre estos nombres, es primordial citar en primera instancia Global Communication. Mark Pritchard está siendo uno de los nombres de la temporada, ya sea con el regreso de este proyecto a medias con Tom Middleton o con Africa Hitech. Con el primero, produjo uno de los álbumes imprescindibles de los noventa, 76:14 (Dedicated, 1994), cumbre de la electrónica ambiental. Una actuación que promete ser una delicía para los oídos. Con Africa Hitech nos espera una descarga brutal de zarpazos metálicos y músculo africano con unas influencias que van desde Drexciya, Aux 88 a Sun Ra Arkestra pasando por sonidos frenéticos como el dancehall digital, el juke o el grime.

También tendremos atmósferas, aunque más fantasmagóricas con Hype Williams. Este dúo está siendo una de las revelaciones con su último trabajo, One Nation (Hippos In Tanks, 2011), lleno de melodías psicodélicas, bases lo-fi, un auténtico viaje surrealista a través de una inusitada creatividad. Algo de lo que también va sobrado Ghostpoet, la respuesta relajada y melódica al grime británico. Este joven inglés ha sorprendido a todos con sus rimas cimentadas sobre bases alejas de las habituales influencias del hip hop. Compartiendo influencias con algunos de estos artistas encontramos a Chaz Bundick, más conocido como Toro Y Moi, uno de los puntales de la chillwave. Pop con ecos funk, reverbs, melodías oníricas.

Shackleton y Scuba son dos tipos que no han cesado en su empeño de llevar el dubstep y el dub techno al límite de sus posibilidades. El primero recoge las influencias del techno alemán y lo decora con unos ritmos llenos de percusiones y ecos dub. El segundo, explora las posibilidades de otros géneros relacionados y desde su sello, Hotflush Recordings, nos recuerda las bondades del dubste seminal y de lo que lo convirtió en un sonido propio y asentado en el imaginario colectivo. Raime son un dúo que han llevado precisamente este dubstep más atmosférico hacía otra de las sensaciones de los últimos meses, el witch house. Un sonido oscuro y acongojante que bebe de las bandas industriales y góticas de los ochenta como Cabaret Voltaire o Dead Can Dance.

agoria_sonar_2011

Artistas que no necesitan presentación como Surgeon, cirujano del techno con una dilatada trayectoria de la que hace gala en unas sesiones sin pausa con el techno como base. También el francés Agoria, autor de trabajos de un gusto excepcional en los que va más allá de los confines del techno melódico y aborda otros géneros más alejados, pero también de sus mixes y sesiones, auténticos baúles cargados de temas elegantes a la par que bailables. Precisamente Four Tet aúna también estas dos cualidades. Kieran Hebden ha evolucionado su sonido hacía unas bases más 4/4, alejándose un poco de sus primeros trabajos, pero conserva intacto su buen hacer con las melodías como ha demostrado en su último trabajo, There Is Love In You (Domino, 2010). Floating Points en cambio, apuesta por un house lleno de boogie y de clara vocación espacial.Y no podía faltar el alemán Apparat, que llega al Sónar con su nuevo directo, secundado por una banda en el que nos mostrará su faceta más melódica y relajada, un minimal techno rico en sonidos.

 

Entre los artistas más jóvenes nos encontramos dos propuestas muy diferentes pero de mucho peso. Nicolas Jaar ha asombrado a todos con su primer trabajo, Space Is Only Noise (Circus Company, 2011), un maravilloso tratado de pop electrónico etéreo y espacial, en el que su voz se convierte en un elemento clave. Actress, en cambio, demuestra en sus trabajos su amor por los sonidos provinientes de Detroit y Chicago y sus posteriores evoluciones para despachar en su álbum y ep’s un tratado exhaustivo de ritmos punzantes, melodías oníricas pero también histriónicas y largos desarrollos llenos de matices que convierten la escucha de sus trabajos en toda una experiencia.

cunningham_sonar_2011

Entre las propuestas más singulares y exóticas nos encontraremos con Munchi, embajador del moombahton y pionero de este género que ralentiza el deep house y lo llena de matices tropicales y latinos para convertirlo en un cóctel explosivo de bailes y sinuosos movimientos de cadera. The Gaslamp Killer volverá una vez más con su locura al Sónar en una sesión llena de beats, samples de todo tipo, bleeps, glitches y el frenesí habitual que componen sus temas, a medio camino entrel hip hop y el dubstep sin olvidarse de la psicodelia, del funk, del boogie o de todo aquello que encuentre en su camino. Chris Cunningham, autor de algunos de los vídeoclips más extraños y sorprendentes de los últimos tiempos, llega al Sónar con su show audiovisual en el que la música y el vídeo conviven en completa armonía. Un show lleno de imágenes surrealistas, desagradables en ciertos casos, ruido, temas ajenos para los que ha trabajado, todo con reminiscencias del Aphex Twin más terrorista.

Por último, la presencia del cosmopolita Gilles Peterson, hombre para todo, auténtico investigador, descubridor y arqueólogo incansable que nunca deja de sorprender con sus sets, sus sellos, sus programas y sus festivales.

Publica tu comentario en Facebook