2 Maya Jane Coles By Thomas Knights

Última entrega de nuestra serie de artículos repasando el cartel de este 20º aniversario. 

En esta ocasión rescatamos algunos nombres que dan empaque al cartel, visitas de ilustres y nombres que han ido sonando cada año y que esta vez sí, esta vez se pasarán por el festival.

Que el house está en un momento excepcional no coge por sorpresa a nadie. Ya repasamos en el anterior artículo algunos de los artistas que más han dado que hablar en los últimos tiempos y hoy es menester mencionar a los restantes. Entre ellos está el de una realidad como Maya Jane Coles. Afianzada como una de las dj's con más talento y buen gusto en el panorama actual, traslada ese sello personal a sus producciones. Bajo la atenta mirada de los grandes popes del género, su carrera está siendo un ascenso meteórico y de la mano de Richie Hawtin repite en Sónar.  Por esos derroteros, Seth Troxler, el rey del mambo. Más bien del house. Con un talento indiscutible para convertir cada set suyo en un decálogo de la música de baile, coronado entre los mejores, le tendremos por partida doble. Cerrando una de las noches y también con su proyecto Hot Natured, acompañado de Lee Foss, Luca C y Ali Love. House siglo XXI. Maceo Plex, otro de los nombres de la temporada, en busca de la fórmula perfecta para el house, es reconocido finalmente como uno de los productores house con más talento y sobre todo con una mentalidad abierta de miras. Otros que también tratan de encauzar el funk y el disco otra vez en el camino del house son los nórdicos Lindstrøm y Todd Terje, que han unido fuerzas para destilar un sonido radicalmente opuesto a su origen. Frescura, vitalidad y mucho sol, algo que puede atestiguar su single “Lanzarote”. Queda claro ¿no?

oneman

Diplo regresa a Sónar. Difícilmente podrá emular la gesta de 2005, pero queda claro que más allá de su incesante búsqueda de ritmos urbanos del mundo en pos de la fiesta, es un productor con una precisión cirúrgica para despachar hits. También le veremos con su proyecto de raíces jamaicanas Major Lazer, otro espectáculo en directo. Algo parecido tratan de ofrecer Sound Pellegrino Thermal Team. De sobras conocido es también el buen hacer de los franceses a la hora de rastrear lo mejor de los sonidos urbanos. Y si hay un tipo capaz de reunir todos estos ingredientes, de no poner límites a sus sesiones y sorprender con cualquier tema ese es Oneman. De toda esa terna de dj's británicos similares en cuanto a funcionamiento (esto es, pocas reglas a la hora de pinchar) que han aparecido en estos últimos años, Oneman es el que ha demostrado un mayor conocimiento de lo que se cuece en todas partes y ha sabido separar el grano de la paja para convertir sus sesiones en un devenir constante de sonidos para que no pares de moverte. Garantizado.

Para celebrar los 20 años de Sónar y los 10 de uno de los sellos más influyentes en estos últimos como es Ed Banger, tenemos a su capo, Busy P, que ofrecerá un set únicamente con temas de su sello. Aún así, el gran reclamo es la visita del dúo más famoso del sello. Justice también estarán en Sónar con un dj set, algo ya difícil de ver, en el que no nos cabe la menor duda de que a la manera de sus directos, tendrá un desarrollo con un simple objetivo: bailar.

derrickmay

Párrafo aparte se merece uno de los nombres que conforma la Santísima Trinidad. Derrick May, nombre capital del techno, creador de “Strings Of Life”, talento único para las mezclas y poseedor de un gusto incomparable, cerrará la noche del viernes y todos los adjetivos parecen quedarse cortos a la hora de describirle.

Objekt, británico residente en Alemania, es otro de esos artistas implicados en el trasvase del dubstep al techno. Muchos han tratado de adaptar el discurso del dubstep al techno y pocos pueden equipararse a la clase de Objekt.

Los sonidos más oscuros llegan de la mano de Raime, metidos de lleno en el mundo del dub y los sonidos más industriales. Algo que conoce a la perfección el señor Adrian Sherwood. Junto a Pinch,  defensor del dubstep más cercano a sus orígenes. Juntos, dan una vuelta de tuerca a este sonido en el que aún hay muchos rincones en los que explorar.

La cuota de pop electrónico este año la ponen Bat For Lashes. Natasha Khan presenta su tercer álbum en el que saca todo el partido a la electrónica, siempre al servicio de su imaginación. Sorprendió a todos la voz de Underworld, Karl Hyde, con su trabajo en solitario, en el que descubrimos su faceta más íntima y personal. Un tratado de pop etéreo lleno de costuras, alejadísimo del discurso de Underworld. En cambio, con Two Door Cinema Club, Sónar se moverá al ritmo de riffs enérgicos y vitalidad juvenil con una ristra de temas a cada cual más bailable. Los neoyorkinos Liars, que en sus primeros trabajos se mostraron como regeneradores del sonido post-punk de la gran manzana, llegan a Sónar con nuevo trabajo bajo el brazo y un cambio de sonido. Lejos queda ya la rabia y la energia del principio de su carrera, sustituidos por un sonido más contemplativo y cercano al post-rock con dejes lisérgicos.

francesco tristano

Para el final hemos dejado cuatro propuestas a cada cual más singular. Recién incorporados, JJ Doom o lo que es lo mismo, Janeiro Jarel y MF Doom, unen fuerzas en este proyecto conjunto para redefinir una vez más el discurso del hip hop. MF Doom a la inglesa y un Jainero mostrando su mejor repertorio a la hora de producir. El interrogante está en el Doom y en qué versión suya será la que muestre en Sónar. Jamie Lidell, liberado ya de Super_Collider, no ha dejado de reafirmar su talento en cada trabajo. Soul con costuras electrónicas, cargado de sensualidad y bailable al 100%. Otro talento puro es el de Franceso Tristano. En sus manos hay pura magia una vez se pone delante de un piano, pero no contento con ello, su afán por descubrir nuevos horizontes le ha llevado a experimentar con algunos de los nombres más particulares de la electrónica. Y para finalizar este repaso lo hacemos con un tipo único como es Beardyman. El británico, heredero natural de Rahzel en su intento por llevar el beatbox más allá de una moda pasajera o de un género residual, convierte sus directos en una celebración total, valiéndose de clásicos de la música contemporánea como de mil y un trucos provinientes de sus cuerdas vocales. Un fenómeno que no deja indiferente a nadie. Regresa a Sónar después de arrasar en su anterior visita, en el que apasionó a grandes y pequeños.

Publica tu comentario en Facebook