Muchachada22

El pasado día 13, sábado, se dejaron caer por Granada Julián López y Raúl Cimas, dos de los componentes de las extintas series de La2 y Paramount “Muchachada Nui” y “La hora Chanante” y actuales protagonistas de “Museo Coconut” que se emite cada lunes noche en  el canal Neox de Antena 3.

El albaceteño Raúl Cimas (1976) empezó a ser conocido como humorista cuando fue fichado por Paramount Comedy. Ha colaborado en «Buenafuente» y participado como monologuista en «Nuevos Cómicos». Junto con Joaquín Reyes presentó el programa de La Sexta «A pelo». Julián López (1978) es conquense y, al igual que Raúl, es un artista multifacético que se consolidó como humorista en «La Hora Chanante». La popularidad le llegó con personajes como el de Vicentín, en «La Hora Chanante», el muy peculiar superhéroe «Perro muchacho» o, « el primo» en el concurso «Smonka!» dirigido por Ernesto Sevilla.

Con estos antecedentes, era de esperar un gran espectáculo sobre las tablas del improvisado escenario de Granada 10.

El comienzo de los monólogos, programado para las 21.00h, se retrasó casi una hora, que sumado a la incomodidad de tener que estar de pie, desesperaron a más de uno de los asistentes provocando algún que otro silbido hasta el instante que aparecieron en el escenario los dos artistas, que con su simple presencia ya arrancaron alguna carcajada del público. Salieron como dos cantantes de reggae animando al público, al grito de «Oh si Granada, sweet  Granada» que inmediatamente hizo olvidar el mosqueo de la espera.

muchachada022La primera parte la actuación fue conjunta y fueron alternando sus intervenciones con monólogos cortos, así Raúl Cimas contó su experiencia con los osos hormigueros y Julián habló sobre la recuperación de la violencia como valor para la sociedad, todo aliñado con improvisaciones y frases «chanantes», que además de darle mucha frescura al espectáculo, provocó las risas de los propios monologuistas que se multiplicaban entre los asistentes.

Transcurridos casi tres cuarto de hora, Raúl abandonó el escenario y Julián comenzó su monólogo, con partes muy conocidas por los que ya lo seguíamos en el programa “Nuevos Cómicos” de Paramount, pero que supo combinar con nuevas aportaciones, resultando un monólogo rápido, entretenido y lleno de chascarrillos “made in La-Mancha” .

Apareció Raúl Cimas, y el cambio fue notorio,  su monólogo, mucho más sarcástico, serio y lento en su comienzo,  hizo que los ánimos bajasen, pero guardaba un as en la manga, y finalizó por todo lo alto con una parodia sobre las peleas entre hermanos,  donde se volvió totalmente loco y consiguió que la sala rompiese a aplaudir entre carcajadas.

Como colofón a las casi dos horas de espectáculo, aparecieron de nuevo los dos humoristas juntos, y nos deleitaron con algunos de sus gags más conocidos, como la canción del «Aparejador»  o el «Baile de la Mantis» haciendo las delicias de sus seguidores más entusiastas.

Señalar como puntos negativos, los numerosos problemas que hubo con la microfonía de la sala, haciendo que en muchas zonas no se escuchase a los artistas y el intenso calor, que provocó el desmayo de una de las asistentes teniendo que detener el espectáculo.

Publica tu comentario en Facebook