Traicin Teatro Portada

La obra del premio Nobel de literatura (2005), trata el romance entre Enma, una galerista, y Jerry, un afamado editor de libros, que a su vez es el mejor amigo de Robert, también editor y marido de Enma.

Está claro que el triángulo de amistad y amor que existe entre los personajes es el motor para poder dar a conocer la idea del autor, el engaño y las traiciones “civilizadamente aceptadas” en una sociedad de clase media alta. No solamente las infidelidades, que saltan a la vista, sino también la traición de la amistad, de los ideales de los propios personajes, de sus propios ideales, de sus carreras y de sus principios, que por otro lado, han sido impuestos por la sociedad en la que viven.

Traicion_teatro

La obra se desarrolla cronológicamente a la inversa, por lo que nada más comenzar la actuación, ya conocemos el final de la historia. Este hecho hace que, como espectador, cambies la óptica con la que analizas la obra y a sus personajes, pues, ya no intentas averiguar qué sucederá, sino, como sucedió.

La puesta en escena propuesta por Marcelo Subiotto, director, es de una sencillez absoluta, consiguiendo llevar al espectador a diferentes espacios simplemente con el movimiento y los cambios de posición de un sofá y una alfombra. Esto, sin duda, hace que el protagonista indiscutible de la obra sea el texto. Un texto ejecutado con rapidez, con un vaivén de palabras, frases y conversaciones huecas, hasta el punto que se convierten en cómicas, y que solo son usadas para llenar los incómodos silencios que se producen en los diferentes cuadros que plantea la obra. Muchas de estas palabras, van tomando un significado para el espectador conforme avanza/retrocede la obra/historia,

Esta simpleza en la escenografía y la velocidad en el texto hace que, bajo mi punto de vista, esta versión de Pinter sea mucho más agradecida para el espectador que la que pudimos ver hace apenas dos meses en el Teatro Español.

Traicion_2

Se trata de una obra muy exigente para los actores, si no están donde tienen que estar, no hay drama. No fue este el caso del elenco de Histrión teatro, donde Gema Matarranz ( Enma), Manuel Salas ( Robert) y especialmente Constantino Renedo ( Jerry), solventan con un excelente trabajo de precisión y naturalidad la complejidad que se plantea para llevarla a cabo.

En definitiva, una obra interesante, moderna y más profunda de lo que en un principio puede parecer. Os recomiendo que perdáis un poco de vuestro tiempo en ir a verla, si tenéis la oportunidad.

Una vez finalizado su estreno en el Teatro Alhambra, “Traición” visitará, Cazorla (Jaén), Málaga, Valencia, Vizcaya y Sevilla.

Publica tu comentario en Facebook