Agonia Y Extasis De Steve Jobs

Ficha


Dirección y adaptación: David Serrano

Versión: Nacho Artime

Idea Original: Mike Daisey

Iluminación: Felipe Ramos

Reparto: Daniel Muriel

Precio: 16 €

Cuándo y dónde: De jueves a domingo hasta el 9 de diciembre. Teatro Alfil.


El teatro Alfil ha sido el escenario elegido para que aterrice en Madrid el exitoso monólogo de Mike Daisey, al que se le compara con Michael Moore en versión teatral, que ha levantado tanto pasiones como críticas durante toda su temporada en el New York's Public Theater.

El título sea quizá lo más sugerente de este monólogo que protagoniza Daniel Muriel. Bueno, el título y el actor, según opinión de muchas de las asistentes.
El montaje, dirigido por David Serrano ( director entre otras de “Más de 100 mentiras”, “Elling” en teatro o “Días de fútbol” en cine) toma la figura de Steve Jobs y su compañía, Apple, como piedra angular sobre la que gira para hacer una crítica a todas las grandes compañías, entre ellas la suya, que utilizan la baratísima mano de obra asiática para la fabricación de todos sus productos.

En particular se centran en la fábrica Foxconn, al sur de China, dónde trabajan mas 450.000 personas, las cuales,  entre otros muchos datos que se dan a lo largo del monólogo, firman una cláusula que les prohíbe suicidarse.  Toda esta información fue recopilada por el  propio Mike Daisey en un viaje a China, dónde haciéndose pasar por un empresario americano visitó las grandes fábricas del gigante asiático.

1336595704 882573 1336595933 noticia normal
Y aquí reside el principal problema de esta versión. Daniel Muriel realiza un buen trabajo, imita a diferentes personajes, (Jobs, Colombo ,Bill Gates...) sabe dar cambios de color a la voz para no perder la atención del público, pero en ningún momento llega a transmitirme la sensación de haber vivido la historia que cuenta, simplemente la narra, la suelta sabedor de que no es suya, de que las imágenes que describe le son ajenas.
Desde mi punto de vista, la idea de realizar un monólogo de denuncia, crítico, a través del humor, es muy delicado y nada fácil, arriesgándote a no conseguir ni concienciar ni hacer reir.
Aunque el objetivo del monólogo no es hacernos sentir culpables por el uso de estas tecnologías hasta el punto de que nos deshagamos de ellas, intenta dar una visión de la dura realidad que existe en torno a su producción, pero sinceramente, vivimos en un mundo tan saturado de noticias e historias terribles, que es complicado hacer que nos cale una más. Por eso, una vez terminada la función, seguramente muchos asistentes twittearon, desde su iPhone, lo mucho que les gustó la obra.

Aun así, la intención es lo que cuenta.

Publica tu comentario en Facebook