El Grito En El Cielo

 

Obra: El grito en el cielo

Compañía: La Zaranda (Teatro inestable de Andalucía la Baja)

Dirección: Paco de la Zaranda

Reparto: Celia Bermejo, Enrique Bustos, Gaspar Campuzano, Iosune Onratia y Francisco Sánchez

Texto: Eusebio Calonge

Duración: 80 minutos

Dónde y cuándo: Sala Principal del teatro español. Hasta el próximo 31 de Enero

La mercantilización de la muerte, la vacua vida de unos ancianos abandonados a su suerte en un centro de la tercera edad, un corredor de la muerte engalanado con un sinfín de clases y terapias ocupacionales. Este es el ambiente que plantea la Zaranda para levantar su grito en el cielo.

La obra recorre diferentes (de los últimos) momentos de la vida de estos habitantes anónimos de un modernísimo centro para mayores. Los cuatro ancianos se mueven bajo las ordenes de una enfermera, cuidadora, monitora, que realiza su trabajo de la manera más aséptica y fría posible, quizá para no luchar con la realidad grotesca y deshumanizada a la que se enfrenta, con unos pacientes que están abocados a su fin, que nunca podrán “ curarse de una enfermedad incurable”.

Estos entrañables ancianos, cada cual con su particular achaque o demencia, aunarán las pocas fuerzas que les quedan para intentar escapar, escapar de esa prisión a la que sus ocupados familiares les invitaron a acudir pero también de sus miedos y del temor de su cercano encuentro con la Parca. Y toda esta crudeza aderezada con unas pinceladas de humor, tan fino, tan sutil, tan afilado, que la risa aparece aunque no quieras que lo haga.

Como viene siendo habitual, Paco de la Zaranda propone un espacio escénico muy sencillo, dinámico y vivo; tanto que casi debería formar parte del elenco de la obra. Apenas un andador y cuatro carros de reposición de supermercado, que se exprimen al máximo en sus diversas posiciones como ya hicieran con las estanterías en “El régimen del pienso”, una marca de la casa que demuestra el concienzudo trabajo para hacer que la imaginación del espectador no se atrofie.

La idea para la iluminación, que al igual que él texto es de Eusebio Calonge, parte principalmente desde las calles, provocando estas luces laterales muchas sombras y contras en los personajes, creando un ambiente entristecido, oscuro, casi funesto, que no hace sino enfatizar y potenciar la situación de la escena. 

El trabajo del elenco, especialmente en los cuatro actores que encarnan a los abuelos (Enrique Bustos, Gaspar Campuzano, Iosune Onratia y Francisco Sánchez) que completa Celia Bermejo en el papel de la enfermera, no deja duda de la importancia del cuerpo y del trabajo físico que La Zaranda siempre imprime en sus montajes. Sus acciones, sus movimientos por el espacio, todo medido, todo sublime.

Pasen esta semana por el teatro Español, disfrutarán de un teatro esencial y fabuloso.

Publica tu comentario en Facebook