The Drums Portamento

 


The Drums

Portamento

[Moshi Moshi / Island; 2011]

5.6


 

Portamento es la transición de un sonido hasta otro más agudo o más grave, sin que exista una discontinuidad o salto al pasar de uno al otro. Así de bien define la Wikipedia este álbum, y podemos añadir muy poco más. El deslizamiento de una banda que fue el Hype de temporada con su anterior disco, de 2010, y que ahora busca esa transición hacia sonidos más elaborados.

Desde el punto de vista del público queda decepcionante que el disco quede marcado por ese toque más sobrio, el cambio de silbidos por trompetas como en “What You Where” no ayudan a que la audiencia, corra a compartir videos y temas con emoticonos en las redes sociales. Y el tema que se eligió como single pués tampoco, “Money” desató la caja de los truenos de los fieles seguidores, que quedaron desencantados con el primer gran hit tras el ciclón de su homónimo solo un año antes, a pesar que, una vez reposado, y obviando su estribillo, el tema funciona y es difícilmente no bailarlo.

Si atendemos a la banda vemos que efectivamente el sonido es mucho menos visceral, pero tampoco vamos a descubrirnos ahora ante una nueva joya contemporánea de la música moderna. Es verdad que los de Ohio, han buscado sonidos muy poco esperados como en “Hard to Love” que suena a esa puerta de entrada a nuevos sonidos. Aunque de tanto buscar, se liaron, el momento ridículo del disco lleva por nombre “Searching For Heaven” con entrada a lo Jean Michel Jarre para desatar el momento “Coitus Interruptus” del Portamento, una canción que no entendemos muy bien cómo la han podido incluir, pero que da paso a una segunda parte del álbum, mucho menos alegre y pesada que el impecable primer asalto (seis primeras canciones) de este disco.

Un segundo trabajo que ha incorporado notablemente sonidos electrónicos que se dejan entrever tímidamente en algunas canciones como en “If He likes It Let Him Do it”, y que seguramente marque la pauta de lo el grupo quiera continuar. El grupo canta a los cuatro vientos, que se han hecho mayores, y que su música ya no es tan feliz ni tan alegre, a pesar del gancho que suponen “Book Of Revelation” o “Days” y el presagio de momentos de camisa abierta y carreras por la playa.

Más meditado y pausado que el debut, con canciones marca de la casa, y con un repertorio digno para un grupo que llenó portadas. Al disco le sigue faltando algo, es un disco a medio camino entre algo realmente novedoso y arriesgado, y una continuación del sello que te trajo a la fama. Disco transitorio que pasará sin pena ni gloria por los reproductores de los amantes de lo actual y la moda, y que no será tenido en cuenta por los expertos de lo eterno.

Publica tu comentario en Facebook