21


Bon Iver

For Emma, Forever Ago

[Jagjaguwar; 2008]

9.5


Existe algo de división entre los que somos amantes de Bon Iver, no sabemos qué disco de los dos es mejor que el otro, son diferentes pero complementarios aunque el que escribe debe confesarse amante del primero y no tanto del segundo, mi primer matrimonio con Justin fue perfecto, en el segundo me puso los cuernos aunque se los perdono.

El segundo disco (de nombre homónimo) ha catapultado a un artista a la cima más absoluta del mundo, una joya sacada desde la genialidad humana pero que tuvo su punto de partida en un disco que se concibió a través de una serie de desgracias que parieron a una criatura fundamental en la música contemporánea.

Tras abandonar su hogar en Raleigh y marchar a la cabaña de su padre en Wisconsin a recuperarse de una mononucleosis muy agresiva, la disolución de su banda (en la actualidad Megafaun) y de las cicatrices de una fracasada relación, Justin Vernon comenzaba a gestar el que sería su primer álbum. Un debut que llegó gracias al apoyo recibido por sus conocidos que escuchando demos inacabadas de lo que serían los mimbres del trabajo final animaron a Justin a acabar el trabajo y editarlo de una manera digna.

No es de extrañar que las letras no hablen de causas perdidas pero sí la música, ya que fue la melodía lo que grabó primero junto con susurros que al final se fueron acoplando "de manera natural" a las palabras acabando por formar canciones. Así pues obtenemos el primer gran golpe del disco, es de música fría pero de letras cálidas.

Letras que hablan del amor maternal (Flume), de los lugares dejados atrás (For Emma) o del amor (Skinny Love). Bon Iver toma su nombre de la serie que se encontraba viendo, Doctor En Alaska, ya que al meterse en las cabañas los protagonistas se deseaban "buen invierno" en francés, de ahí "boniverre" y tras adquirir conocimientos en francés evolucionó a Bon Iver.

"For Emma, Forever Ago" musicalmente nos trae a Justin Vernon en su faceta de hombre orquesta cantando con un falsete que una vez pasado este invierno de diez canciones acabarás encontrando de lo más acogedor. Un disco redondo que termina con toda una declaración de intenciones "Wisconsin", la única canción dedicada a un lugar, sin embargo, en su segundo disco esta práctica será habitual en sus Calgary, Lisbon, Minnesota y demás.

El disco es una oda al folk profundo pero adaptado, un disco equilibrado sin demasiados arreglos y auto producido (como no podía ser de otra manera). El comienzo del disco es simplemente trepidante "Flume", "Lump Sum" y "Skinny Love" marcan uno de los comienzos más impresionantes de la música en los últimos tiempos. Tres melodías distintas pero sobrecogedoras de metraje distinto y de mismo alma, aquí es donde Bon Iver acaba por conquistarte, una vez dentro del carrusel de emociones es más fácil que puedeas comprender "Blindsided" o "Re:Stacks".

Aunque la gran joya del trabajo es "For Emma", mejor producida por la adquisición de mayor protagonismo de los vientos y unos coros perfectos como se pudo disfrutar en el ya lejano Primavera Sound 2008 a las 16:00 en el Auditori, una canción eterna, de las que no pasan de moda un once sobre diez.

"For Emma, Forever Ago" nos descubrió a Bon Iver, un artista que con tan solo dos discos es por derecho propio uno de los artistas más importantes del planeta, un alma inquieta un genio con frio que dejó para el recuerdo este "sobresalientísimo" disco.

Escúchalo en Spotify.

Publica tu comentario en Facebook