Religiosa Poster

 

Título original: La religieuse

Año: 2013

Duración: 100 min.

País: Francia

Director: Guillaume Nicloux

Guión: Guillaume Nicloux, Jérôme Beaujour (Novela: Didier Diderot)

Música: Max Richter

Fotografía: Yves Cape

Reparto: Pauline Etienne, Isabelle Huppert, Louise Bourgoin, Martina Gedeck, Françoise Lebrun, Agathe Bonitzer, Alice de Lencquesaing, Gilles Cohen, Marc Barbé, François Négret, Lou Castel, Nicolas Jouhet, Pascal Bongard, Pierre Nisse, Fabrizio Rongione

Productora: Coproducción Francia-Alemania-Bélgica; Les Films du Worso / Belle Epoque Films / Versus Production

Nota: 4

Son varias las adaptaciones cinematográficas las que han tenido como objetivo la apropiación de LA RELIGIEUSE, uno de los textos escritos más famosos del influYente e imprescindible escritor y filósofo ilustrado Dennis Diderot. Seguramente la de Guillaume Nicloux no pasará a la historia por ser la mejor de ellas: el manifiesto respeto que el realizador muestra por el texto escrito le juega esa caligráfica contrariedad que es la asepsia, esa mortecina precisión que rezuma exangüe todo respeto mal entendido.

La presente adaptación se postula como un trasvase impolutamente cortés con el original. Al igual que él, por lo tanto, narra las desventuras, escritas en secretas cartas, que le toca padecer a Suzanne Simonin, una desdichada joven a quien su familia obliga a convertirse en monja, ingresando contra su voluntad en una severa comunidad de religiosas enclaustradas.

LA RELIGIOSA se centrará sobre todo en las tremendas consecuencias que le acarreará a Suzanne la expresión sincera de sus deseos por abandonar esa estancia que ella no puede dejar de vivir más que como una condena. Nos hallamos, por tanto, convocados al consabido discurso de tormentos aplazados y feraces, arrebujado en la claustrofobia íntima, en la azorada pugna del individuo condenado a un destino no suyo, que debe hacer frente a las puyas impositivas, cercenadoras, aniquilantes, de la institución, entidad o ser humano que ostenta el poder sobre su sino.Religiosa 1

Sabedor de que hoy en día el valor crítico y denunciativo de los hechos narrados hace más de dos siglos por Diderot no posee la virulencia de antaño, Nicloux opta por clarificar el entramado argumental que define el calvario vivido por la protagonista (una esforzada Pauline Etienne, que nada puede hacer por prestar verosimilitud al conjunto de la obra mediante la hondura flagelante de su interesante trabajo compositivo). En principio, nada que objetar a esta elección. Sin embargo, el modo en el que está resuelta esta intentona pulcramente narrativa choca con la que debiera de ser la consecuencia de ese empeño.

El exceso de limpieza, de nitidez, de corrección y de apego a los hechos expuesto en la novela en ningún momento ayuda a dirimir en pantalla la tormentosa afrenta degradante que maltrae a la desgraciada Suzanne. El realizador confunde despojamiento dramático, ausencia de retóricas convulsionantes con gelidez severamente impostada, con inflexibilidad incapaz de trascender al margen turbio de las entrañas que pretende analizar.

LA RELIGIOSA, en definitiva, deviene un film correctamente inútil y transparentemente convencional, que aborda la locura de la intransigencia y el dolor del sometido a ella con un miramiento tan cuerdo, tan planchado, tan neutral, tan en su punto de almidón, que semejante melindre observativa se torna enemigo imbatible del medular empeño pretendido. La peor interpretación vista jamás a la siempre infalible Isabelle Huppert tampoco ayuda a que de desvanezca la sensación de inutilidad y destiempo. El hábito no hace al cine.

Publica tu comentario en Facebook