Evangelistas02slithers

"Si unos ojos te llaman mira primero, donde pones el alma no llores luego"

El 10 de diciembre de 2010 Enrique Morente entra en coma tras una complicación en una operación, tres días después muere. Muchos seguimos esperando su resurrección.

Tras este fatídico hecho cuatro músicos granadinos: Jota y Florent de Los Planetas junto a Antonio Arias y Eric Jiménez que fueron parte fundamental del proyecto Omega se erigen en Evangelistas de la Palabra de Enrique y transmiten su Buena Nueva allí a donde vayan. Para esta tarea se han aliado con los hijos del maestro Soleá principalmente y también con Estrella y Jose Enrique. Y en el Circo Price se reunieron de nuevo para presentar en Madrid “Encuentro” que es el primer trabajo que aparece con el nombre de Soleá y recordar “Homenaje a Enrique Morente” 

Empezó la actuación con los cuatro evangelistas en el escenario con Antonio Arias luciendo un chaleco en recuerdo a Morente, para dejar claro desde el principio el motivo de todo esto. GloriaEn un sueño viniste, Serrana de Pepe de la Matrona y Encima de las corrientes para empezar el concierto. Grandes aplausos cuando apareció Carmen Linares para unirse a la fiesta y tras ella, con un público impaciente por verla apareció Soleá Morente que empezó con No solo yo, Malagueñas de la Trini y a dúo con Antonio Arias Yo, poeta decadente no faltaron tampoco Dormidos, La Estrella o El Loco con el que acabaron la primera parte de este concierto.

solea01slithers

Los bises traían sorpresas y si el comienzo fue para los cuatro evangelistas el final del concierto fue para los Morente primero con la aparición de Jose Enrique y el tío Montoyita ambos colaborando a la guitarra en temas como La sangre de mi corazón, Amante, Alegrías de Enrique (aunque el tirititraun del comienzo de Jota sea la antitesis perfecta de la alegría) y Si tú fueras mi novio. Un momento de descontrol desaparecen los rockeros y se hacen con el escenario los tres hermanos Morente, su tío, un bailarin e incluso Las Negris que estaban entre el publico que se pusieron a dar palmas y hacer del momento una fiesta. Vuelven los cuatros y se encara el final del concierto con Ciudad sin sueño el poema de Lorca que grabaron en Omega y como sorpresa Manhattan la canción de Leonard Cohen que traducida al lenguaje morentiano alcanza nuevos significados y que emocionó a todos los que allí nos encotramos.

Texto y Fotos: Toni Delong