Cronica 101 LA 2014

Qué gran debut de este festival

Llega el verano, la época de festivales por excelencia. Después del auge y proliferación de nuevos escenarios y carteles por toda España, Málaga no se podía quedar sin ese homenaje. Lo raro es que con la localización que tiene la ciudad, las propuestas de sol, playa, gastronomía y buena música, no lo hubiesen inventado antes.

Coincidiendo en fechas con el BBK Live, veterano que va camino de celebrar su décimo aniversario la próxima edición, el 101 Sun Festival de Málaga ha logrado acaparar 11.000 seguidores en su debut. Con una propuesta planteada con artistas nacionales e internacionales del momento, y enfocado al público indie, el 101 Sun Festival ha sido un éxito en su presentación.

El primer día, el viernes 11 de julio, el estadio de atletismo de la capital de la Costa del Sol era el elegido para el acontecimiento. Provisto de dos escenarios enfrentados, Cruzcampo y Halloween Man Rock On, ambos iban alternando entre un grupo y otro de forma que el cambio de backline ya estaba completamente preparado para empezar una vez acabase el que estaba en acción. Buena fórmula esta para evitar solapamientos de artistas fuertes y compensar lo pagado por ver a todas las bandas.

El primer grupo en abrir las puertas del estadio fue el ganador del concurso de nuevos talentos Noise Nebula, promovido por el propio festival. Puntuales, a las 17:30 como estaba previsto, comenzaron a oírse los primeros guitarrazos del festival. Mientras, la gente iba acomodándose de forma dosificada en las mejores sombras que se podían coger. Apretaba el calor húmedo cubierto por una neblina impregnada de calima mediterránea. A las 18:00 en el escenario, La Cena, aunque el público no acababa de llegar, sólo unos pocos valientes combinaron el sol con el movimiento de un escenario a otro. Pero tranquilidad, que para sustituir la cancelación de The Struts por enfermedad del vocalista, llegaron los Niños Mutantes con un DJ Set formado por Nani Castañeda y Miguel Haro, batería y bajo de la banda granadina. Si alguien no estaba animado todavía, allí estuvieron ellos para que la chavalada se moviera al ritmo de la versión yankee de ‘La Danza del fuego’. Y ojo, que faltaba por llegar el ‘Por qué te vas’ de Jeanette, la aproximación al retroindie tan impactante que ofrecen otros festivales como el Sonorama Ribera, cuya cabeza de cartel vienen siendo artistas como Raphael o ellos mismos. Siguieron el avance por décadas musicales con ‘Divina’ de Radio Futura o ‘No me beses en los labios’ de Aerolíneas Federales.

El broche final al moderneo vino con un cómplice guiño a la que será también la primera edición de un nuevo festival paisano para los granadinos: el ‘Monafest’, que se celebrará en Salobreña los próximos días 21, 22 y 23 de agosto. Para entonces fueron abriendo boca con grandes temas como ‘Ser Brigada’ de los enormes León Benavente, la psicodélica ‘Toro’ de El columpio asesino y como cierre y despedida ‘Cumpleaños total’ de los míticos Los Planetas. Si alguien estaba aturdido por la niebla y el bochorno, esto levantó del césped y hasta de la tumbona de la playa a los que estaban cerca del recinto. Hay a quien le pudo parecer una sobrada, pero esa licencia sólo se la pueden permitir ellos, y la mayoría lo agradecen. Fueron el mejor momento de la tarde antes de los platos fuertes de ese día, y las alusiones a su tierra gustan en cualquier lugar.

A las 19:00, después del duelo de bailes, Polock, una de las bandas que está acaparando éxito con su segundo disco pero que no se vio reconocido por el público que remoloneaba a la hora de acudir al recinto. Ellos lo bordaron, se entregaron con sus melodías, y la cara aniñada y pecosa de Papu, el cantante, hicieron de este momento uno de los más agradables de la tarde. Por supuesto sonaron temas como ‘Internet Porn’, ‘Everlasting’ o‘Freak city’, “Un tema de baile” según Papu, de su último disco, intercaladas con otras canciones del anterior como ‘Sometimes’ o la ya conocida como su himno, ‘Fireworks’. Qué poco acierto tocar a esa hora, van mereciendo más, ser sonoramente lo más parecido a Phoenix que tenemos en España se debe premiar, al menos, con un segundo plano en vez de un tercero o cuarto.

Los cambios son inmediatos, no ha acabado de despedirse un grupo cuando ya está sonando otro en el escenario opuesto. Esta vez sonaron demasiado. Hicieron entrada en el escenario Halloween Man Rock On Triángulo de Amor Bizarro. Guitarrazos transgresores que saturaron los oídos más susceptibles, empezando por los de la cantante, que llevaba tapones, no pinganillo, tapones de espuma azules. Por algo sería… Lo cierto es que fueron llenando algo más el estadio.

Volvieron los temas melódicos con L.A. y el dress code festivalero inflible. Ataviados con camisas de notable estampado tropical y cierto aire hawaiano-californiano, se esforzaron por captar la atención del público que estaba ya guardando sitio para uno de los platos fuertes de la noche, Lori Meyers. Aún así, con tan gran competencia, fueron correspondidos por los asistentes con temas como ‘Perfect combination’ y ‘Crystal clear’. Eso sí, el cantante encantado interactuando con el público y halagando la gastronomía andaluza.

cronica-101-festival-franz-ferdinad

Y llegó el primer plato fuerte del día, los de Loja. Lori Meyers que comenzaron con ‘Una señal’ y todo un setlist que no falla como ‘Luciérnagas y mariposas’, ‘Dilema’ o ‘Planilandia’, donde alcanzaron el auge de conexión con el público. Como “sorpresa” tal y como mencionó Noni, Anni B Sweet salió a interpretar ‘El tiempo pasará’, sentada, como siempre, en el lugar del teclado aunque sin tocarlo. Estando en Málaga, el público no quedó muy sorprendido con su presencia, aunque fue de agradecer a los Lori el hecho de presentar un artista invitado. Sonó también ‘Emborracharme’, que se ha convertido en el nuevo himno de su último disco. Comenzó a acercarse el cierre con ‘Alta fidelidad’ pero no se podían ir sin tocar ‘Mi realidad’ así que el “Yé yé todo esto es culpa de la gente” acabó dando paso a los inconfundibles golpes de batería que abren ese tan gustoso “Lo siento por interrumpir…” de ‘Mi realidad’, lo cual provocó el éxtasis en sus seguidores.

Tras ellos, momento para el cambio, si Polock o L.A. salieron mal parados en el horario entre bandas esperadas, no hablemos ya de Spector que colapsaron los puestos de comida y los baños. Una vez más los asistentes guardaban sitio para ver a Franz Ferdinand y desaprovechaban la oportunidad de ver a la banda londinense, considerada por la BBC como la gran apuesta de este año. De comentar el vestuario de la banda… levita hasta las rodillas encima del total look white del cantante con crucifijo por fuera incluido.

Ahora ya sí, el momento más esperado del primer día, los escoceses Franz Ferdinand. Alex Kapranos, vocalista de la banda, ha aprendido a decir Málaga perfectamente y no duda en repetirlo varias veces para animar al público que está entregado desde el primer momento de la misma forma que ellos. No tardan en cantar temas como ‘No you girls’, ‘Do you want to’ que tiene un cierre de baquetas en mano de todos los componentes a la batería. Por supuesto sonó también ‘Take me out’ que provocó el desmadre del público. Lo que parecía ser una hora de concierto se alarga con 30 minutos más de añadido tras el primer amago de irse. Llegó entonces ‘Right action’ y una despedida que no podía ser de otra forma ‘Goodbye lovers and friends’. Por su acento en español, podrían parecer los típicos escoceses buscando la Costa del Sol, pero se encargaron de demostrar que el aire austriaco de su nombre y su origen dan para un Rock escénico con reminiscencias beatleianas.

Pasado el subidón de los grandes quedaron los madrileños Havalina y el electrorock de los franceses Rinôçérôse.

La organización del 101 Sun Festival, aseguró en rueda de prensa una nueva edición del festival en 2015. Con el éxito inicial, seguro que se encargan de demostrar a partir de ahora que Málaga en verano no es sólo la visita de Antonio Banderas o las reminiscencias de Paco Martínez Soria. 

Publica tu comentario en Facebook