Pj Harvey Let England Shake

PJ Harvey

Let England Shake

[Island Records; 2010]

8.5


 

Cuando un músico del calibre de PJ Harvey, once discos a sus espaldas, anuncia nuevo material, los sudores fríos corren por la espalda, primero por la emoción, y segundo porque siempre tiendes a pensar que como “Stories from the City, Stories from the Sea” no sacara nada. Los delirios de grandeza de estas mentes inquietas suelen hacer acto de presencia en este tipo de momentos de sus dilatadas carreras, y sus nuevas supuestas inquietudes se plasman en discos conceptuales, que pocas veces dejan satisfecho al gran público.

El caso de PJ Harvey ha tenido mucho de novedad pero de otra manera, cuando en 2007 nos deleitó con “White Chalk”, el único cambio que realizó fue el del de protagonista, de la guitarra al piano, toda una revolución en ella pero no una excentricidad.

En este “Let England Shake”, ha afilado y mucho la punta de su lengua, y ha venido a sacar las miserias de su propio país, a golpe de incendio lírico acompañado de una música evocadora, en lo ya es en su resultado final, el primer gran disco de 2011.

El disco está compuesto por doce cortes, y ha sido producido por Flood (que también produce a los  monstruos mediáticos U2), y no ha cambiado su instrumentación, que sigue corriendo a cargo de John Parish y Mick Harvey, un disco que está musicalmente dividido en dos partes, no muy señaladas pero sí plausibles.

El corte del disco lo da su tema “England” un conjunto de cantos a la esperanza de una despechada inglesa, una triste historia de su vida con un demoledor principio “Vivo y muero por Inglaterra”,  una gota de esperanza en  lo que para ella es un triste país.

El disco comienza de nuevo con un piano, aunque no será la tónica general pese a que la llamada en “Let England Shake”, demuestra una PJ Harvey de voz más madura, que confirma en “The Last Living  Rose”, la canción más “típica” de la artista, riffs de guitarra y sequedad en la voz, una de esas joyitas que siempre tenemos en los discos de la inglesa.

Aunque el tema del que todo el mundo va a hablar de este disco no es otro que “The Glorius Land”, esa gloriosa tierra que es llamada a filas a golpe de corneta, increíble arreglo de la canción que por momentos parece un fake, pero no lo es. Y es que la corneta tiene mucho que ver con su letra, una letra dura y severa dedicada a su tierra, “Nuestra tierra es arada por tanques y las marchas de pies” “el fruto de nuestra gloriosa tierra son niños huérfanos”, tenebrosa y apocalíptica letra en una de las canciones que seguramente no olvide en sus conciertos.

Aunque la oscura predecesora no quita ni un ápice de protagonismo a la luminosa “The Words That Maketh Murder”, a pesar del título, con arreglos corales a modo de doctrina, que empujan a esta composición a un final apoteósico, marcando uno de los puntos más altos del disco.

En la parte más animada del disco, “Bitter Branches” o “Hanging in the Wire” nos trae la nueva textura de esta voz más madura, mejor producida, y una parte final que nos deja un poso de grandes quilates, y regalando esperanza para este negro mundo ,que nos ha dibujado, con su propio  himno “The Color of The Earth”.

PJ Harvey tras probar las mieles del piano, y un disco compartido con Parish, ha vuelto a ser ella misma pero adaptándose a los nuevos tiempos, con una letra que podría abanderar un movimiento antibelicista, nos acerca un disco que está por derecho propio entre los de cabecera de este 2011.

 

Tracklist:

1. Let England Shake

2. The Last Living Rose

3. The Glorious Land

4. The Words That Maketh Murder

5. All And Everyone

6. On Battleship Hill

7. England

8. In The Dark Places

9. Bitter Branches

10. Hanging In The Wire

11. Written On The Forehead

12. The Colour Of The Earth