21


Miguel

Kaleidoscope Dream

[RCA; 2012]

7.8


"Do you like drugs?, Do you like love?, me too" esta es la declaración de intenciones de Miguel Jontel Pimentel aka Miguel en su segundo disco editado el pasado mes de septiembre bajo el sello RCA. Un disco que ha sido eclipsado, especialmente en Europa, por el emperador del 2012, el ex Odd Future, Frank Ocean que ha copado, con merecimiento, todas las luces como gran embajador de esta pseudonueva corriente/batidora  pop-R&B-hist-rock que empieza a encontrar grandes referentes.

Aunque siendo honestos, este trabajo merece más atención que la prestada por muchas razones, por la madurez demostrada tras un debut, "All I Want Is You",  con buenos flashes en forma de canciones pegadizas pero que no acabó por cuajar demasiado por la irregularidad y porque no todo el mundo puede hacer este tipo de discos con esta solvencia.

En este Kaleidoscope Dream, Miguel ha pulido su material hasta dejarlo brillante, en él encontramos a un artista que trata de manera implícita el sexo aunque de manera respetuosa con alusiones constantes sin entrar demasiado en lo soez, "deseo, tentación, frustración, drogas, alcohol, amor" eso te encontrarás en este disco cargado de matices.

Matices que arrancan con la mareante historia de amor "Adorn", una de las pocas canciones escritas y producidas exclusivamente por el propio Miguel, pero que a pesar de tener un alto contenido de la escuela Marvin Gaye no hace justicia a lo que en el resto del disco nos vamos a encontrar, tal vez mal colocada porque el disco versa sobre rock, Pop, Blues, es un suflé bien cuajado que pronto se desvela con la atmosférica "Dont Look Back"  con acento hip-hopero en los arreglos que pueden confundir pero que confluyen de manera nítida y natural en la canción.

Aunque en la parte central del disco, que arranca con "Use Me",  se esconden los mejores momentos de este Kaleidoscope Dream, bajos potentes y bases clásicas sobre todo para la coral "Do yo.." que arranca con unos de riffs de guitarra al aire para mostrarnos la genialidad vocal de Miguel, una comparación entre el amor y las drogas digna de estar en el pódium de mejores canciones del año. Y es que se le nota su origen Angelino en este particular flashback  al "Hotel California" de Eagles en esos punteos tan reconocibles, mezcla de pop con ritmos suaves y cálidos para fajar una canción tremenda. Como continuación a esta declaración de intenciones y apología del estado “High” no podía faltar en la ecuación el alcohol, “How Many Drinks?” cuenta la reconocible historia de flechazo sexual llevado al extremo “cuántas bebidas necesitas para estar conmigo, no me hagas perder el tiempo” dice la letra entre arreglos nebulosos y ritmos subidos de tono.

Pero es que una vez penetrado en el mundo Kaleidoscópico no puedes salir, y como indica la portada acabas por tambalearte con la canción que da nombre al disco, pero si alguna canción ha destacado ha sido la colaboración de Alicia Keys en la que parece abrir la puerta hacia el final de un pasaje vertiginoso (Tomorrow's just a day away yeah) y muy difuso, pero que antes deja la influencia del rock en este disco con dos canciones mucho más propio del género musical por antonomasia,  "Arch & Point"  y sobre todo en la hiriente y soez "Pussy Is Mine" donde despliega todo su potencial acompañado con una sola guitarra.

Un disco entendido desde la madurez, perfectamente arreglado y con una estrella en potencia que planta cara al reino de Frank Ocean siendo más elegante en la lírica y más extremo en las influencias, Miguel lo ha hecho.

Miguel – Kaleidoscope Dream