21


Wiggum

La Guerra Mundial

[El Genio Equivocado; 2013]

Calificación: 7.5/10

Escúchalo en: Spotify


A las trincheras, disparen a discreción, nunca nos rendiremos, esos han debido ser las órdenes de la capitanía de Wiggum a la hora de afrontar este disco, "La Guerra Mundial". Tras "Sintón Nisón ama a Nifú Nifá" todos esperábamos una continuación de ese pop de laboratorio, lejos parecen quedar las delicadas melodías de canciones como "La Chica Imaginaria" con arreglos preciosistas para dar paso a la furia y a mala leche.

Desde la portada ya se atisba que a Wiggum le han salido "pelos en los Huevos", ahora ya no tienen la inocencia de unos niños ahora son adolescentes peligrosos que entran y salen de peleas como si nada. 

Desde el arranque con "El Día de tu muerte" donde la batería y las guitarras sucias abren un disco que no tiene tregua ni musical ni lírica, no hay razón para la esperanza, "Porque el día de tu muerte puse rosas en tu cama" reza esta canción descorazonadora. "Amarillo" fue el single el single elegido para dar a conocer este segundo disco que ha llegado de la mano de El Genio Equivocado. Es posible que sea la canción que una ambos trabajos, igualmente triste, pero musicalmente menos abrasiva, nada que ver con  "Caminar" o con la planetaria "Laureles", solo le falta que la cante Jota.

Aunque para recuerdos, "Naufragio", que recuerda a unos jóvenes Smashing Pumpkins en "Today", la fórmula de inicio es la misma aunque sean en su desarrollo diferentes. Y es aquí cuando se entiende que Wiggum no han parado de escuchar, Green Day, Pixies, Corgan o a Kevin Shields, y lo han amasado todo con el desamor y la actual situación para parir esta patada en el estómago. 

Aunque lo mejor del disco llega (si se permite) en la parte final. "La Guerra Mundial"  con unas estrofas poderosísimas, "Camino al Edén" con un bajo a lo Blink 182 nos deja esta vez unos estribillos pegadizos y ruidosos para terminar con "Dulce niña Blanca". Que si bien parece que nos dará un respiro es mentira, aquí no hay tiempo para tomar aire, un final que sube y sube como la espuma para dejarnos un trabajo brillante.

Un disco corto, con unos Wiggum enrabiados que ofrecen uno de los discos más interesantes de este 2013 en nuestro país. Véanlos mientras puedan en salas pequeñas que no les quedará nada para empezar a llenar recintos mayores. Wiggum se han hecho grandes y ya les ha salido bigote, "Despiértense del sueño que les impide vivir". 

Publica tu comentario en Facebook