21
 

 


James Vincent McMorrow

Post-Tropical

[EMI/Universal; 2014]

Calificación: 7.5/10

Escúchalo en: Spotify


Aun teniendo muy presente lo mejor de 2013, nos adentramos en una nueva temporada. Las novedades y avances de lo que recibiremos este nuevo año, nos deja bastantes deberes pendientes.

El pasado año, nuestro disco favorito para la revista fue el tan “tempranero” de Yo la Tengo. Éste comenzamos con un nuevo artista, de ésos que en el momento que los descubres ya te enamoras. Una gran novedad para 2014 y seguro que dará mucho que hablar.

James Vincent McMorrow nos ha cautivado. Nada más escucharlo pensaremos en un nombre, Bon Iver. Es normal que eso ocurra nada más escuchar su “Post-Tropical”. Si nos dijeran que es el nuevo proyecto de Justin Vernon, podríamos llegar a creérnoslo. Pero pese a tener esas similitudes, este irlandés ha conseguido agradarnos.

Este chico de Dublín debutó en 2011 con su primer trabajo, “Early in the morning”. El folk, junto a su espectacular voz, eran sus mayores bazas. Un disco que pese a no tener demasiada fama internacional (en Irlanda sí) poco a poco fue haciéndose un hueco y llegó a tener un pequeño nombre.

En nuestro país lo descubrimos gracias al “Día de la Música” de 2012, dónde pudimos disfrutar de sus excelentes virtudes, siendo uno de los grandes descubrimientos.

Tras ganarse al público con su excelente voz, con “Post-Tropical”  Mcmorrow ha dado un paso hacia adelante en su carrera. En este segundo trabajo, nos deleita con un número mayor de matices, muy diferente al folk de guitarra anterior. Un giro de 180º a su carrera y probablemente el disco de su consagración. 

Nada más escucharlo, pensaríamos que cuenta con una gran banda que le acompaña, pero nada más lejos. James Vincent a base de loops, cajas de ritmos electrónicos y todas las peculiaridades que tiene este trabajo, están  creadas unicamente por él. “Post-Tropical” ya lo comenzamos a descubrir a finales del año pasado con “Cavalier”, el primer single de adelanto. Las bases electrónicas nos recuerdan a James Blake, aunque finalmente evoluciona hasta un estilo mucho más cercano a Bon Iver. Adentrándonos en el álbum encontramos infinidad de matices, como en “The Lakes” con esa intro de treinta segundos donde una cascada sonora endulza la canción hasta que va aumentando de intensidad. En “Red Dust” seguimos disfrutando de esa base electrónica acompañada de una excelente melodía de piano y su maravillosa voz.  Siguiendo con el repaso, también podemos apreciar ciertos toques de RnB que el propio artista reconoce, el inicio de “All Points” es un claro ejemplo. James Vincent McMorrow utiliza la grandilocuencia en sus temas, utilizando la técnica de comenzar de manera suave para luego a mitad de canción, demostrar todo su potencial como en “Look Out” o en All Points. En ésta los propios coros producidos por él mismo son un punto muy a favor, convirtiéndola en una de las favoritas.

Cuando pasamos el ecuador del disco, ya conocemos cómo trabaja este irlandés. Acaba cayendo en el tópico de repetir la misma fórmula en todas sus canciones, algo que le quita un poco de frescura al trabajo. Aun así,  pese a caer en la repetición continua, ninguna canción podemos considerar que es mala o nos ha dejado un gusto amargo.

 

James Vincent McMorrow, ése gran desconocido para una gran mayoria, nos ha sorprendido a todos con un disco notable, donde las comparaciones con Justin Vernon son más que evidentes. Está a la misma altura que el americano, por lo tanto, nos aventuramos a decir que lo veremos en algún festival este año en letra mediana.

Lo más leído