21
 

 


Russian Red

Agent Cooper

[Sony; 2014]

Calificación: 7.5/10

Escúchalo en: Spotify


En 2007,  cuando descubrimos  a Russian Red, pronto supimos que  iba a convertirse en uno de los estandartes de nuestra música.  Gracias a un debut como “I love your glasses”,  esta madrileña nos encandiló a todos con esa voz dulce mediante la que transitaba un folk cercano al de artistas internacionales como Pj Harvey, Catpower o Feist.

Sin embargo, parece que la fama, la explotación por parte de los festivales y el auge de artistas similares provocaron una cierta tirria en un cierto sector que la veía como una niña ñoña y caprichosa.  Si a eso añadimos la campaña de desprestigio con la que se le obsequió tras reconocer que era de derechas,  cabe constatar que ha conseguido que se la odie y se le quiera a partes iguales.

Con todo, el  apoyo  de Sony en todo momento ha sido constante: la importante productora discográfica siempre ha visto en ella un buen producto para explotar y sacar mucho beneficio. Desde su fichaje, a  la madrileña le ha ido de maravillas, ha contado con numerosas facilidades, entre ellas, claro está, la de  poder contar con grandes productores como Stevie Jackson (Belle&Sebastian), con el que colaboró en “Fuerteventura”. 

 Ahora la autora de “Cigarrettes” ha decidido cruzar el charco, afincándose en Los Angeles para tratar de afianzar su carrera internacional. En su nuevo trabajo, Agent Cooper, cuenta con. Joe Chiccarelli,  un excelentísimo productor de artistas del nivel de White Stripes, My Morning Jacket o The Strokes.

En esta búsqueda de una proyección más allá de nuestras fronteras,  Russian Red ha realizado hasta el momento el mejor disco de su carrera. Saltan ala vista una producción y elaboración mucho más completas, gracias a las que, por fin, podemos percibir cierta equidad entre la música concretada y la singularidad de su voz, cosa que  en sus anteriores trabajos no sucedía. La imagen con la que se nos presenta ya es toda una declaración de intenciones: vemos una Lourdes  sexy y provocativa, que ya ha dejado atrás su intencionalidad “teen” y que se impone como una artista mucho más guerrera, y mucho más eléctrica, dejando en evidencia con prontitud que el cambio ha sido enormemente positivo, justo en el momento en el que como creadora estaba sufriendo algo de desgaste y tanteando la certidumbre de un nocivo estancamiento.

Con su primer adelanto, Casper, nos damos cuenta este cambio exponencial: una música no tan acústica, rematada con unas composiciones más complejas: esos cambios de ritmos, esas guitarras, ese final tan abrumador se constituyen como un excelente avance. Sin duda alguna,  es una de las mejores canciones del nuevo trabajo. Éste, no obstante, a continuación ve menguada su atractiva radicalidad muy pronto. La esencia de Close To Glass sigue estando presente en “Michael P”,  donde volvemos a reconocerla en sus entonaciones pretéritas, dentro una canción algo pesada y repetitiva. Lo mismo sucede con “Alex T”, que, contrariamente a lo que apuntaba el primer tema, parece virarnos hacia el terreno de la decepción. 

Sin embargo, “John Agent” se convierte en una morrocotuda sorpresa: es una de esas canciones que, pese a estar algo sobrecargada, posee indudables maneras de  hit.  Lo mismo le ocurre a  “Stevie J”, gracias a la que la positiva evolución queda notablemente confirmada. El equilibrio entre el sonido dirimido por las guitarras eléctricas y la voz de la autora adquiere un significado armonioso, lúcido y reconfortante que cuaja las mejores virtudes de este disco.

Si nos hemos fijado un poco, el lector podrá advertir que todos los títulos de las canciones hacen referencia a nombres masculinos. La artista, con esta decisión, ha querido hacer referencia a grandes hombres que han pasado por su vida, a algunos de los que  han podido influenciarla para convertirse en la creadora que es hoy.

El disco continua con “ Xabier”, desde luego la canción más rockera hecha por Russian Red hasta la fecha;  un tema con unos riffs brutales al que, confesamos, ya tenemos muchas ganas  de poder escuchar en directo para comprobar  si encima de un escenario tiene la misma potencia. La influencia de Joe Chicarelli, más que evidente en todo el trabajo, donde adquiere mayor preponderancia es en “Anthony”  un tema que, en ciertos momentos,  remite con franqueza al universo de  los Strokes.  En “William”, destacamos su potente arranque con sintetizadores y el sensacional ritmo del bajo: a esas alturas Agent Cooper ya no esconde su inesperada y satisfactoria calidad.  

Finalmente, las dos últimas canciones del cd, “Neruda” y “Tim B”, se proponen como los temas más lentos del disco. Lourdes, en ellos,  ha querido estar por encima de la música, buscando una necesaria oportunidad para exhibir su portentosa voz. No debe extrañar, por ello, que Tim B, tenga muy poco que ver con el resto del trabajo y remita directamente al resto de su exitosa trayectoria musical. 

Russian Red, con Agent Cooper, insistimos, viene a demostrar que es una gran creadora y que ha sabido utilizar convenientemente el regalo de disponer de una producción en modo alguno usual dentro de la industria de nuestro país.  Lourdes Hernández ya no mira hacía España. Tiene derecho a proyectarse hacia otros lugares del mundo. Si continua trabajando así de duro, no va a ser difícil vaticinar que estamos ante una gran artista internacional. Nosotros, por supuesto,  nos alegramos de ello.

Lo más leído