Vice 1

Título original: Vice

Año: 2018

Duración: 132 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Adam McKay

Guion: Adam McKay

Música: Nicholas Britell

Fotografía: Greig Fraser

Reparto: Christian Bale,  Amy Adams,  Steve Carell,  Sam Rockwell,  Jesse Plemons, Eddie Marsan,  Alison Pill,  Stefania Owen

Sinopsis: La historia real jamás revelada sobre cómo Dick Cheney (Christian Bale), un callado e inquisitivo burócrata de Washington, que ejerció silenciosamente un inmenso poder y acabó convirtiéndose en vicepresidente de los Estados Unidos durante el mandato de George W. Bush, con consecuencias para su país y el resto del mundo que aún se dejan sentir hoy en día.

Nota: 5.8

COMENTARIO CRÍTICO:

Pese a que los esfuerzos porque esto no ocurriera son más que evidentes, EL VICIO DEL PODER no consigue confirmar las posibilidades realizadoras atisbadas en su anterior y, sin duda, mucho más lograda e interesante, LA GRAN APUESTA, tras, mediante ella, dar un drástico viraje a su trayectoria de comediógrafo afiliado a las presuntas gracias de un cómico tan nulo como Will Ferrell. EL VICIO DEL PODER se articula como un atrevido acercamiento biográfico a una de las figuras más oscuras, controvertidas y desconocidas del panorama político internacional de las últimas décadas, Dick Cheney, el vicepresidente de George W. Bush en el momento de los atentados de las Torres Gemelas. Vice 3Decimos atrevido, porque formalmente el film, por fortuna, está construido lejos de los modos del biopic al uso. Mckay privilegia un acercamiento procelosa y caudalosamente periodístico, facturando un collage de texturas icónicas muy diverso, como de noticiario, en el que, claro está, prima la imagen ficcionada a cargo de actores profesionales.

El film, siempre oteado desde un cinismo bien destilado, es muy ambicioso en sus formas y, sobre todo, en el afán por generar expectativas novedosas. Este aliento grandilocuente acaba volviéndose en su contra, puesto que el presupuesto de partida marcado por el seguimiento al personaje central desde sus inicios abunda en un recorrido biográfico abonado en demasía a la ligereza superficializante, dentro de una narración que pierde fuste por querer implicarse en una excesiva cuantía de lodos. Lodos, además, demasiado conocidos por todos, sobre los que no acaba reportando primicia alguna. El trabajo de los actores está muy por encima de esta medianía de resultados final. Entretenida y mucho más intrascendente de lo que debiera (y quisiera), EL VICIO DEL PODER sucumbe a la calma no prevista tras la aparatosa tempestad con la que está alentada.

 

Publica tu comentario en Facebook