Mutand Muds 1

Videojuegos que pueden haber pasado desapercibidos, pero no para nosotros

Había oído hablar en alguna página sobre este juego y sus bondades, pero no fue hasta que probé su demo para 3DS cuando terminó de conquistarme y hacer que fuera raudo a agenciarme una tarjeta de prepago de la eShop (se puede pagar mediante tarjeta de crédito, pero lo prefiero así, que si no me pierdo, que me conozco). Ese juego no era otro que Mutant Mudds.

El juego nos pone en la piel de Max, un chaval que jugaba tranquilamente con su consola cuando se vio sorprendido por una invasión alienígena, y como parece que el ejército está de vacaciones decide hacerles frente el solito armado con un jetpack y un cañón de… agua. Si, parece que eso les hace pupita a los bichos. Esto me recuerda a una singular película ochentera llamada Alien Nation (1988), en la que una serie de extraterrestres llegaban a la Tierra y se integraban en la sociedad como si tal cosa, estos alienígenas eran vulnerables al agua…

Bueno, como iba diciendo, Renegade Kid, los hacedores del juego en cuestión, nos proponen un auténtico plataformas 2D de la vieja escuela (aunque en un principio fue concebido como un software 3D para DS, vaya cambio), en el que se hace uso de todos los clichés de este mítico genero, plataformas móviles, plataformas intermitentes (bastante puñeteras, por cierto), hielo resbaladizo, lava, pinchos, enemigos con rutinas definidas, saltos al vacío medidos milimétricamente,… Eso si, con una respuesta del joystick (y de la cruceta) a prueba de bombas. Vamos, un compendio de lo que tiene que ser un buen juego de plataformas, sin olvidarnos de su dificultad, que aunque en un principio pueda resultar fácil la cosa se va complicando que da gusto, hasta el punto que los niveles finales pueden llegar a desesperar un poquitín, pero nada que no se pueda solventar con un poquito de paciencia y tenacidad a base de repetir una y otra vez la misma fase, fases que tendréis que empezar desde el principio cada vez que mordáis el polvo, aquí no hay nada de check points. Deberéis recolectar una serie de pedruscos, cien en concreto, por cada fase, si no las conseguís todas al final de éstas no podréis dar por terminado el nivel, aunque tranquilos, tampoco es que estén muy escondidas. Obtendréis una serie de mejoras tanto en el cañón como en el jetpack a medida que reunáis Water Sprites, una especie de estrellas que recogéis al final de cada fase. Aunque debo advertiros de que el juego carece de jefes finales de fase, algo raro, aunque si os digo la verdad tampoco los eché mucho de menos.

Mutand-muds-2

Lo que más llama la atención del juego y que repercute en él tanto a nivel visual como jugable es el continuo cambio de planos que realiza el personaje, desde más cerca hasta más lejos y que le otorga cierta personalidad, aunque no sea algo tan novedoso. Es aquí donde se hace un acertado uso de las funciones 3D estereoscópicas del que hace gala la consola, que concede mayor profundidad si cabe a los incesantes cambios de plano. Aunque eso sí, os recomiendo que no pongáis el switch de la función 3D más allá de la mitad, porque empezaréis a verlo todo doble, una pequeña lacra que se detecta en muchos juegos de esta consola.

El aspecto visual también destaca por su estilo “retroamoroso”, a caballo entre los 8 y 16 bit, o “12 bit”, como lo califican sus creadores, con un acabado cute muy acorde para la ocasión y con ciertos niveles con estética de Game Boy, con todo el nivel de color verde, y Virtual Boy, con todo rojo; y alguna sorpresilla más. A nivel sonoro es donde el juego petardea más, con unas melodías chiptune que no se te quedan clavadas en la mente pero que cumplen perfectamente su función, al igual que los demás sonidos del juego que os acompañarán a lo largo de los diversos avatares de la aventura.

Resumiendo, un buen juego que no debéis dejar escapar, más si sois seguidores de los juegos vintage, aunque reconozco que se me hacen un poco excesivos los 9 euros que cuesta, yo lo conseguí por 6 euros gracias un pequeña rebaja temporal. Eso si, el juego os regalará mínimo unas veinte horas de juego “old school” que se os pasarán volando.

También quiero recordaros que hay versiones de este juego para PC mediante Steam y GOG, para iOS, y Wii U. Ala, “muddies” para todos.

Publica tu comentario en Facebook