Yo IVA

Buenas aunque insuficientes noticias para la cultura, en Andalucía

Ayer fue aprobado por el Consejo de Gobierno el Anteproyecto de la Ley del Mecenazgo de Andalucía. Con esta Ley la Administración de la Comunidad Andaluza pretende paliar los efectos devastadores de la subida del IVA de un 8% a un 21%, que ha dado lugar a un descenso brutal en el consumo de casi un 23% en Andalucía. 

Con la mencionada Ley que entrará en vigor aproximadamente en marzo del año que viene, los ciudadanos andaluces podrán desgravarse en el IRPF, hasta un máximo de 240 euros en su consumo de entradas de cine, teatro, compra de libros, conciertos, etc., siempre y cuando no ostenten rentas superiores a los 45.000 euros en las declaraciones individuales y de 55.000 euros en las declaraciones conjuntas. Una medida excepcional para impulsar de alguna forma la cultura que tal mal parada ha salido con todas las reformas estatales. 

Asimismo, la Ley permitirá el alquiler de museos, bibliotecas, archivos, etc., espacios que sean gestionados por la Comunidad Andaluza, en este sentido, será aprobada una tasa fija para el uso de edificios culturales de la Junta de Andalucía, permitiendo que la cultura no sea gestionada únicamente por el Estado sino que se le dé más protagonismo a las comunidades y también a los ciudadanos. 

Otras medidas adoptadas en la mencionada Ley permitirán enmendar determinadas lagunas de la Ley de Régimen Fiscal de las Entidades sin Fines Lucrativos y de Incentivos Fiscales al Mecenazgo, permitiendo deducciones por realizar donaciones a fundaciones con fines de interés cultural, modificaciones en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, permitiendo reducir los gravámenes en la transmisión de empresas culturales, así como bonificaciones por donaciones destinadas a bienes de interés cultural e inversiones en los mismos. 

En definitiva, una Ley pionera en Europa y por supuesto en España que permitirá que por lo menos los ciudadanos andaluces puedan reducir en algo los gastos ocasionados por la tremenda subida del IVA cultural, deducir dicho consumo en sus rentas, y además contribuir con un pequeño grano de arena en la cultura, que a día de hoy y por desgracia tanta falta le hace.

Publica tu comentario en Facebook