Millennium 1 Cartel 1

Título Original The Girl with the Dragon Tattoo

Año 2011

Duración 158 min.

País USA

Director  David Fincher

Guión Steven Zaillian (Novela: Stieg Larsson)

Música Trent Reznor, Atticus Ross

Fotografía Jeff Cronenweth

Reparto Daniel Craig, Rooney Mara, Christopher Plummer, Stellan Skarsgård, Robin Wright Penn, Steven Berkoff, Yorick van Wageningen, Goran Visnjic, Geraldine James, Joely Richardson, Embeth Davidtz, Alan Dale, Inga Landgré, Mats Andersson, Eva Fritjofson, Donald Sumter, Elodie Yung, Ulf Friberg, Julian Sands

Productora Columbia Pictures / Scott Rudin Productions / Yellow Bird Films

Valoración 7

Se veía venir. Desde el momento en que se supo que David Fincher  iba a ser el encargado de ejecutar la versión hollywoodiense de LOS HOMBRES QUE NO AMABAN A LAS MUJERES, se intuyó que el famoso “best-seller” de StiegLarssontenía, por fin, mano cinematográfica que le hincara el diente a su extrema complejidad y a su áspera negrura.

Vista, incluso se podría decir que la adaptación de la exitosa novela se le queda muy pequeña a su categórica habilidad como cineasta. A un tipo capaz de SEVEN, de EL CLUB DE LA LUCHA o de ZODIAC , no le habrá debido resultar muy incómodo, por difícil que parezca, poner orden, mesura y concierto a la rabia ambiental que caracteriza el desarrollo argumental del original literario.

millennium-1-pelicula-1

LOS HOMBRES QUE NO AMABAN A LAS MUJERES podría ser vista como un magnífico compendio de las suficiencias profesionales de un majestuoso saber cinematográfico: el que viste, calza, luce y amasa el realizador norteamericano. En todo momento, se tiene la sensación, en modo alguno gravosa, de que nos hallamos ante el típico film de encargo que todos los grandes maestros del cine clásico han tenido que despachar alguna vez a lo largo de su trayectoria.
Decimos que en modo alguno gravosa, puesto que no hay un solo argumento que pueda avalar que Fincher se haya dejado llevar por el sendero de lo fácil; tentación esta mucho más que más posible en un producto de las características multitudinarias del presente, en el que el éxito de público parece asegurado (algo que, por ejemplo, en nuestro país, contra pronóstico, no ha ocurrido).

Prueba de la seriedad con la que ha sido concebida esta producción es el depurado trabajo que evidencia el tratamiento dado a la novela en el guion. Hay algunas soluciones argumentales que literalmente mejoran al original. Como la obra es de sobra conocida por todo el mundo no vamos a perder tiempo aquí en resumirla. Simplemente, cabe decir que el libreto trabajo por Fincher repara alguno de los ardides más discutibles de los empleados –con excesiva alegría- por Larsson.

millennium-1-pelicula-12

El primero de ellos  clarificar el itinerario paralelo que dibujan las distintas peripecias dirimidas porMikaelBlomkvist  y Lisbeth Salander. El seguimiento a sus disímiles trayectorias aparece aquí muchísimo más clarificado, sin que se diluya nunca ese cierto determinismo afectivo que parece enlazarlos desde el principio, cuando aún no se han visto cara a cara. De ahí que la irresistible pulsión sexual habida entre ambas tenga cariz de consecuencia irremplazable.
El segundo, detenerse suficientemente en la faceta hacker de Lisbet Salander. Resulta indudable no reconocer lo que abusaba Larsson de esta facultad del personaje. Sin embargo, Fincher soluciona admirablemente esta fácil reincidencia haciendo mediar dos recursos.

De un lado, incorporar varias escenas en la que el espectador asiste a la pericia informática de ésta (su asalto a los sótanos de la casa en donde vive el magnate denunciado por Mikael, la compra de un artilugio en casa de su colega, su insistencia en pedir dinero al tutor,) y, de otro, acudir a ella en clave de ironía (la respuesta de Lisbeth cuando Mikael duda en ayudarla económicamente: ella le dice que ya sabe cuanto dinero tiene en su cuenta; su amenaza en el ascensor al tutor ordenándole que no acuda a páginas webs de tatuadores).

El tercero, convocar un excelente casting de actores, en el que, con respecto a la versión sueca rodada por Niels Arden Oplev, es palmaria la mejoría en lo que respecta a la elección de Daniel Craig. La ágil rocosidad combativa, característica de este notable actor,  le va mucho mejor al personaje que la fidelidad escandinava,  excesivamente paralizada, con la que lo defendía en aquella Michael Nyqvist.

millennium-1-pelicula-15

En cambio, Lisbeth Salander halla en Rooney Mara la misma perfección implicativa que la deslumbrante NoomiRapace. La intérprete de LA RED SOCIAL  brinda una criatura más felina que su predecesora, en la que pesa más el entusiasmo por la misión encomendada por Mikael que el brutal trauma que acaba de solucionar. La Lisbeth de Rooney Mara es un punto menos oscura y algo más expeditiva que la brindada por Rapace.  La química con Craig presta un plus de credibilidad pasional que no se hallaba en la anterior.

Y,  como no podía ser de otra forma, en donde la presente avasalla a la producción de 2009 es en el trabajo tras la cámara que ejecuta Fincher. El autor de EL CURIOSO CASO DE BENJAMIN BUTTON  vuelve acreditar su poderío escénico resolviendo admirablemente todas y cada una de las escenas del film.
Su precisión en el encuadre, su meditado, calmo, y pulcro sentido del ritmo, la eficacia en los lapsos en el tiempo mediante el montaje, esa aspereza ambiental que siempre deja atisbar entre la falsa transparencia de sus imágenes, no hay faceta que no domine Fincher.

Por eso, pese a que resulte un ejercicio notable, la visión de LOS HOMBRES QUE NO AMABAN A LAS MUJERES deja en todo momento un incómodo interrogante sobrevolando por encima de su grata placidez espectadora: la necesidad de saborear la competencia de Fincher gastado en una encomienda superior a ésta. Sin llegar al despilfarro del indispensable  Michael Mann en CORRUPCIÓN EN MIAMI (2006),  la presente es de esas obras en las que sabes que están hechas sin que  sude el talento de quien las resuelve.