Voices Wind 1

Título original: Kaze no denwa

Año: 2020

Duración: 139 min.

País: Japón

Dirección: Nobuhiro Suwa

Guion: Kyôko Inukai, Nobuhiro Suwa

Reparto: Shoko Ikezu, Serena Motola, Toshiyuki Nishida, Hidetoshi Nishijima, Tomokazu Miura

Nota: 8.4

Hay cineastas que hacen de la delicadeza una metodología tan rotunda e incisiva como lo pudiere ser un punto de vista crudamente analítico o frontalmente realista. Se trata de hacer de esa predisposición un bisturí mediante el cual intervenir con exigente serenidad en el tejido de fragilidades esgrimido por el planteamiento argumental hilvanado. En modo alguno nos referimos a esa mirada condicionada a priori por una amabilidad encargada de aplicar el empobrecedor menoscabo de la condescendencia, sino a esa capaz de convertir la ponderación en rigor irrenunciable e impío, la templanza en temperatura para la intriga emocional, el respeto en condición sine qua non para el zarpazo imprevisto.

Nobuhiro Suwa pertenece, sin duda, a esta estirpe de cineastas empeñados en hacer, de la contención mostrativa, vigilancia abismal, tenebrosa, perseverante, limpia y fecundamente imprecisa. VOICES IN THE WIND cumple escrupulosamente con la recóndita complejidad de ese caro empeño. La última obra del autor de EL LEÓN DUERME ESTA NOCHE, más aún si cabe, dada la lobreguísima peripecia vital que impele su escueto (y contrito) devenir narrativo, se aclama a ese proceder en calidad de exigencia irreemplazable. Sin ese acopio de severa prevención, el film, quebradizo, casi escabroso, pusilánime siempre, podría verter la acrisolada honestidad que lo disciplina por el terreno de una vejación lacrimógena inconcebible en un autor tan sutil.

Porque VOICES IN THE WIND supone un ahondamiento muy sombrío del japonés con respecto, por ejemplo, a la pesarosa mirada infantil que es investigada en su anterior YUKI & NINA. En esta, se abordaba la dificultad de una niña para acatar las consecuencias del divorcio de sus padres, por cuanto esta decisión, en contra de su voluntad, la obliga a un cambio geográfico domiciliar muy contundente. Esta nueva cita con el creador de M/OTHER nos presenta a una protagonista de edad más avanzada, que, aunque emplazada a una odisea espacial mucho más pequeña, debe, en cambio, hacer frente a un tormento mucho más devastador que el de la pequeña Yuki.

Haru tiene trece años. Vive con su tía en Hiroshima desde que, a causa del terrorífico tsunami que arrasó la prefectura de Iwate, se quedó sin hogar, sin padres y sin su hermano pequeño. La presentación de la adolescente, en su marcha diaria al colegio, como una criatura callada, seria e introvertida se antoja consecuente a semejante varapalo existencial.Voices Wind 4 De vuelta a casa encuentra el cuerpo de su tía en el suelo. Ha enfermado y debe ser ingresada en un hospital. Conmocionada, abatida, presa de un desconsuelo insoportable, la niña emprende un camino hacia las afueras solitarias y derruidas de la ciudad. VOICES IN THE WIND narra el periplo vagabundo, errático y callado de la joven huérfana. Inmersa en él como una sonámbula ambulante, arrojada a una suerte que dependerá de quien el azar decida unirle como compañero, Haru, ciudad tras ciudad, tratará de perfilar algún destino al súbito impulso de irse.

El seguimiento a las distintas etapas, a los sucesivos encuentros con distintos personajes en cada episodio le sirve a Nuwa para trazar un severo mapa del dolor colectivo japonés, definido por las terribles tragedias bélicas (bomba atómica de la 2ª Guerra Mundial), industriales (catástrofe de la central nuclear de Fukushima) y naturales (el mentado maremoto en Iwate, aquí ceñido a la pequeña población de Otsuchi) a las que el país asiático ha debido hacer frente durante las ocho últimas décadas. El diagnóstico resultante es terrible. Japón queda emplazado como un inmenso sepulcro, pululado de seres vivientes zaheridos por un trauma con la sutura pendiente de proclamar su clausura. La frágil destemplanza impuesta por el punto de vista sobrepasado y roto de tormento de la protagonista es utilizada como penumbra alicaída, como categórica opacidad intangible y entrañada, desde la que avistar el mortificado paisaje de fatalidad, aflicción y parálisis que irá, la mayoría de las veces descubriendo Haru.

Ejemplo del cine concebido como instrumento para el análisis de la aflicción humana, concebida esta como proceso resureccional complejo y lapidariamente inconcluso, el film, como no podía ser de otro modo, plantea su recorrido como un viaje constatador de interrogaciones sin respuesta, de derrumbes sin muro de contención, de Itacas engullidas por el océano. la pérdida, la orfandad, el luto, la ausencia de afectos  son ruinas. Haru trata de llegar hasta su pueblo en busca de una réplica, de una afirmación, de una voz sanguínea, de un aplacamiento a su cataclismo. La inercia hacia el origen como solución umbilical y fantasmagórica. Nuwa no tiene contestación para el dilema caminante de esa Haru naufragada y sola. VOICES IN THE WIND acomoda la decencia, la imperturbabilidad y la compasión de hacerle creer que sí.

 

.

 

 

 

Publica tu comentario en Facebook