Sansan Cronica Sabado

Desde el jueves hasta el sábado, non stop

Después de una segunda jornada que no hizo más que confirmar la progresión de esta edición del SanSan Festival, empezaba una jornada de sábado, que como suele ser habitual, fue la más numerosa en cuanto a público y con un cartel muy atractivo para que no decayese el ambiente para los que llevaban desde el jueves sin parar de saltar y disfrutar.

Aun brillaba el sol en Gandía cuando la melena de Carlos Sadness y él mismo, aparecían en el escenario para entusiasmo de sus fieles seguidores, muy numerosos para las horas que eran aún. La complicidad con el público era más que evidente y quedo patente en temas como “No vuelves a Japón” donde la suavidad de las letras eran jadeadas por todos los fans.

Poco después, en el escenario de la piscina,  aparecía Jero Romero y su banda arropándole con un directo muy intenso y que seguramente sea uno de los más recordados de esta edición del SanSan. La complicidad entre la banda y la manera en la que transmitían como lo estaban gozando contagió a todos los asistentes que se deleitaron escuchando temas de último disco “La Grieta” y cantando alguno de sus temazos de “Cabeza de León” como “Correcto” para terminar por todo lo alto con el tema homónimo de este disco.

Elefantes es una de esas bandas que sin hacer mucho ruido, desde su reaparición se han colado como fijos en muchos de los festivales del panorama nacional. Sobre el escenario Han sabido elaborar un gran espectáculo consiguiendo en Gandía un directo más que aceptable que congregó a un buen número de asistentes al escenario principal.

Uno de los autores más curiosos y singulares que ha aparecido en los últimos tiempos dejaba asomar su barbaza y su pelambrera por el escenario de la piscina. En efecto, se trataba de Angel Stanich que a pesar de ser muy escurridizo fuera de los escenarios, una vez dentro se entrega al 100%. Temas de su “Camino Ácido” sonaron como “Amanecer Caníbal” o “ El outsider” pero fue en su hit “ Metralleta Joe” en el que todo el público empezó a cantar y saltar sin parar.

Volvían los aniversarios al escenario principal, en este caso para celebrar los 20 años en esta profesión de La Habitación Roja, con video de felicitaciones incluido. Esta experiencia se nota a la hora de enfrentarse a las más de 15000 personas que se agolpaban frente al escenario. Un directo no tan exaltado como el que dieron el año pasado en cuanto a espectáculo, pero sonando realmente bien y haciendo vibrar y cantar a cada uno de los presentes en esta fría tercera noche con “ Ayer” o “Indestructibles” ,más que clásicos ya o con “ La moneda en el aire” de su último trabajo que lleva el mismo nombre. Directazo.

Anni B Sweet y su recién estrenado “Chasing Illusions” hacían aparición en el escenario para engatusar con sus nuevos temas a los sanseritos. Este nuevo disco, con más ritmo del que nos tiene habituado la malagueña, sonó bastante bien a pesar de que se mezclase con la rotundidad que Second empezaba desplegar en el otro escenario.

Se llenó la explanada principal para disfrutar de Second, que hicieron que las chaquetas que la gente se había puesto empezaran a sobrar. Su directo fue redondo y cuando sonaron temas como “Muérdeme” o “Rincón Exquisito” el público cae rendido a su música. La guinda la pusieron con la colaboración de Óscar, cantante de Varry Brava, con el que encadenaron “Rodamos” y “No gires” apoteósico.

Una de las grandes dudas de las que todo el mundo hablaba en el festival era de ese “Lori Meyers DJ set” que ocupaba un horario privilegiado en el escenario principal. Pues bien, el nombre lo dejaba bien clarito, Lori Meyers ( Noni, Alejandro y Alfredo) pinchando música con dos portátiles y unas cervezas. No se sabe si la organización quería tener a toda costa el nombre de los granadinos en el cartel o si el motivo fue otro pero sin duda, esta actuación estuvo de más, sobraba y más aún a esa hora. Para muchos fue la gran decepción de la noche y casi casi del festival.

Pasado el trance de los Lori, llegaban los cada vez mas aficionados al público español Kakkmadafakka. La banda noruega que volverá en verano a tocar en Madrid y Barcelona dió un concierto en su línea, descarados y siempre enchufadísimos. Su “Restless” y la sorprendente versión de “Bailando” de Paradisio fue de lo más memorable de su show.

Como ya pasara en la edición anterior (en aquel caso debido a una recolocación de horarios) Varry Brava fueron los encargados de cerrar la noche de sábado, y lo hacían dando mucho caña, como ya es habitual en ellos, y volviendo loco al público cuando tras mostrar las nuevas canciones de su último disco “Arriva” sonaba “No Gires”, que pone en movimiento a cualquiera.

Para dar el último empujón a la noche festivalera teníamos a Vinila Bon Bismark DJ que dejó por un rato su papel en The Hole 2 para entregarse a los platos y por otro lado a Zombie Kids en el gran escenario, que nunca defraudan a los más fiesteros de la  noche.