Segunda edición del festival alcarreño que crece en organización, calidad y afluencia. Varias son las diferencias entre la primera y la segunda edición de este magnífico festival en cuanto a lo musical y que reivindica que no son necesarias las playas, el buen tiempo y la masificación para disfrutar de dos jornadas exquisitas de buena música y colegueo.

Tras la colocación de la pulsara que te da acceso al recinto en los dos días de festival, un primer vistazo nos indica algunos cambios. Acertadamente el escenario Guadalajara cambia de ubicación y se coloca tras el escenario Gigante, dejando la zona de entrada mucho más despejada.

Primera impresión, aquí hay cuatro gatos!!! Ya el acceso auguraba que el festival sigue sin aglomeraciones y sin masificarse, la verdad que es algo a mencionar y muy de agradecer para los amantes de la música en directo. Así y con algo de retraso que se fue acumulando con el trascurso de la noche, pudimos disfrutar del cuidado directo de Jero Romero. Demostraron que son banda de escenario grande aun ocupando apenas el centro del escenario. Recogidos, acompasados y disfrutando de todas y cada una de las canciones de los dos discos que atesoran, demostraron estar en muy buena forma tras llevar varios meses presentando La Grieta y siendo su última actuación de la gira.

Chivo Chivato

Tras el castellano manchego, fue el turno de subirse al escenario Gigante de Lichis. Curiosa fue la coincidencia de La Cabra Mecánica en Guadalajara, por un lado la banda como Chivo Chivato y por otro el vocalista, Lichis. Este hombre sigue siendo un referente y lo demostró hace unos meses con su primer disco en solitario, Modo Avión, que fue muy bien defendido encima del escenario. Acierto, bajo mi humilde punto de vista, el colocar seguidamente a Corizonas. La super banda compuesta por Los Coronas y Arizona Baby, siguen demostrando desde la salida, allá por el 2011, de su único trabajo discográfico y que pese a que siguen con sus trabajos y conciertos por separado, que su directo es uno de los más potentes y enérgicos del panorama musical. Su apuesta por el rock sureño y el carisma de su cabeza visible, Javier Vielba, son una apuesta sobre seguro.

Muy a nuestro pesar, era hora de reponer fuerzas y sólo pudimos disfrutar a lo lejos de dos directos muy interesantes y opuestos a la vez. En el escenario Gigante era el turno de los veteranos Los Enemigos, mientras que en el escenario Guadalajara eran los prometedores Pasajero los encargados de demostrar que su apuesta por el rock, tiene visos de un futuro muy halagüeño.

Tras haber repuesto fuerzas, fueron L.A. los que mostraron su buen saber hacer encima de las tablas y su potente directo. Presentaban en la capital alcarreña su reciente y último disco From the city to the ocean side, que tuvo muy buen recibimiento por parte del público que ya se amontonaba en las primeras filas para refugiarse del amenazante fresquito. Tras esta actuación fue el momento de retirarse a descansar, ya que la jornada del sábado se presentaría aún más duradera e intensa.

Publica tu comentario en Facebook