Girls Father Son Holy Ghost

 


Girls

Father, Son, Holy ghost

[True Panther; 2011]

9.5


 

En el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo. Arrodíllense aquellos que tildaron de hype al dúo de San Francisco con su disco de debut. Dios será misericordioso pero Christopher Owens también, por eso nos regala once cortes rebosantes de culpa y perdón y amor, sobretodo amor.

Porque no en vano es el arma arrojadiza más utilizada en esto de la música. Un argumento tan recurrente como inagotable a la hora de componer música. Sin duda el tema principal y el catalizador de uno de los discos del año y que en esta ocasión Christopher Owens construye para hablarnos no sólo del amor sexual, sino también del amor a sus amigos, su música, el amor despechado, el amor maternal y como no, el amor por sus coqueteos con las drogas.

Letras directas, sin retórica y conmovedoras como las que hablan de la difícil relación con su madre en el corte que abre el disco. Una relación que pese a crear una fractura en su personalidad cuando sólo era un niño a través de duros episodios involucrados en la secta Children’s of God, acaba condensando en “Mama, she really loved me/Even when I wasbad”.

Una especie de perdón y comprensión por la figura en el pasado de su madre con la que siente que debe reconciliarse. También a través de su música. Sobre Honney bunny y el significado de su letra habló para Pitchfork “Es muy bella y positiva y le ayudará a no sentirse tan mal. Porque se siente realmente mal”. Y sobre Myma añade “Es una canción sobre la admisión de su necesidad. Es como decir: He actuado de forma rebelde, y me fui por mi cuenta, y no te he hablado mucho, pero me gustaría volver a estar juntos. Y lo estamos consiguiendo, la acabo de visitar y fue muy agradable. Las referencias son una visión muy realista del proceso de curación que se produce entre ella y yo”.

En cada uno de los once cortes se repite la llamada al amor, el desengaño amoroso y sobretodo el miedo a la soledad. Todo ello acompañado de un precioso paseo por algunos de los parajes más bonitos del pop de ayer y de hoy. Un collage colorista que se separa del simple revival por ese “algo” especial que consigue Owens de forma natural y que otros jamás podrán soñar. Sobre este picoteo de estilos opina en Mondo Sonoro:“Cuando empezamos con el grupo teníamos claro que íbamos a probar todos los estilos porque la realidad es que nos gustan cosas muy diferentes. Vivimos en la era de Internet, Youtube… ahora es fácil escuchar música de todas las épocas y nosotros lo hacemos. En los setenta por ejemplo eso no se podía hacer…”.

Pero no sólo de pop viven Girls y en Die rinden homenaje a “Oh well” de Fleetwood Mac como el mismo Owens ha reconocido en varias entrevistas. Juguetones de vueltas con el género, en este caso el metal, para moldearlo y crear algo personal pero que llama claramente a la puerta de grupos tan universales del Heavy como Deep Purple o Iron Maiden. Un juego continuo que se repite en el disco entre lo personal y lo que has oído toda la vida. El punto exacto y fascinante entre el revival de estilos y lo íntimo, único, particular e intransferible.

Y por si no había quedado a las claras con el avance del single Vomit, dedicado a una ex novia que mataba sus celos, Father, Son, Holyghost se trata de un disco de medios tiempos y temas de esos que se dejan bailar bien de cerca. De la misma Vomit dice Owens a Mondo Sonoro que “La idea era intentar hacer uno de esos medios tiempos oscuros a lo Nick Cave, del que somos muy fans. Cave tiene muchas canciones parecidas a ‘Vomit’, y queríamos captar la esencia de todas ellas”.Y en esta misma línea nos encontramos a Forgiveness y su poderoso solo de guitarra, los PinkFloydeanos coros de Love Life y el maravilloso órgano que cierra con Jaime Marie.

Un auténtico compendio de estilos, la revisión de los sonidos de la vida de un chico que quizás no haya tenido la vida más sencilla del mundo, pero que tiene claro que el perdón, el olvido y el amor, sobretodo el amor, es el catalizador más potente a la hora de crear cosas tan bonitas como este Father, Son, Holy ghost. Saluden a uno de los discos del año y perdonen a aquellos que no les tomamos en serio hace unos años.

Girls – Father, Son, Holy Ghost