21


Lori Meyers

Impronta

[Universal Music; 2013]

Calificación: 7/10

Escúchalo en: Spotify


Lo nuevo de Lori Meyers ha tardado en llegar dos años desde el irregular “Cuando el destino nos alcance”, normal si vemos la eterna gira que los de Loja trazaron, imposible grabar algo con ese trajín. Ese “destino” vino marcado con la famosa y polémica elección del productor que manchó y marcó la salida del disco desluciendo y mucho un disco que ya de por sí era complicado. Para “Impronta” el grupo ha decidido no repetir errores, confirmo rápidamente a Sebastian Krys como productor y además anunciaba que  Ricky Falkner también metería la mano en las entrañas del disco.

Lori Meyers es de esas bandas que han recorrido el difícil camino del indie al Mainstream, que no es criticable pero sí reseñable, porque el que todavía siga esperando los sonidos garajeros de “Viaje de estudios” o la visión conceptual de “Hostal Pimodán” que ni se moleste. No pongan el grito en el cielo porque nos “han robado al grupo”, el grupo ha crecido, ha madurado y ha evolucionado, posiblemente esta “Impronta” sea su gran salto.

Impronta tiene muchas virtudes, muchas, pero también posee aspectos que gustan menos, entre las grandes virtudes encontramos la personalidad de la voz de Noni. Por fin lo ha conseguido, Noni tiene una voz propia y reconocible, que no le cuesta sacar y que luce en cada tempo de Impronta. Muy destacable también la comunión perfecta entre lo propuesta más clásica y los arreglos algo más electrónicos, han encontrado la mezcla perfecta.

Para este disco Lori Meyers han intentado recuperar el estilo de “Cronolanea” (han repetido hasta forma de grabación) recuperando viejas influencias, The Smiths, The Strokes y hasta ellos mismos planean en las doce canciones.  Entre las cosas más negativas, el despiste general de los estribillos, no acaban de funcionar algunos de ellos, sobre todo en las canciones llamadas a temazos, mientras las estrofas sí que resultan por momentos brillantes, esto se puede observar en “Planilandia” (primer single), una canción de las antiguas, potente y directa pero que cuando baja revoluciones se convierte en ñoña, nunca fueron duros pero tampoco cursis.

Algo diametralmente opuesto ocurre con “El Tiempo pasará”, el mejor momento de la primera parte del disco. Impronta va de menos a mucho más salvo por este laberinto lírico amoroso, cuesta arrancar aunque lo hace, “Huracán” es de esas canciones que pasa sin pena ni gloria dando paso a “Impronta”, una canción que parece acabar el disco pero que abre la puerta a la cara B de este vinilo.

Una cara B que te abofetea en su comienzo con “Emborracharme” y que nos devuelve la cara más masculina de Lori Meyers ofreciendo la canción que acabará por cerrar muchos de sus conciertos, un himno al desamor y al consuelo por antonomasia. Pero si habrá una canción que se cantará hasta la náusea en los conciertos esa será “Zen”, esas vocales finales alargadas serán un karaoke asegurado y que nos presenta el espíritu más pop de la banda.

Nos dejamos para el final lo mejor del álbum, un ramillete de canciones que pueden pasar desapercibidas por no ser las más llamativas de primeras y porque no sonarán en la radio pero nos muestran la mejor cara de la banda. “Tengo un plan” con estrofas rapidísimas, arreglos milimétricos y un final aceleradísimo nos prepara para lo que está por venir.

El trío final formado por el gran hit del disco “A Sinte-Odio”, la versión española de “los Smiths” “De los nervios” (cantada por Ale) y la preciosa “Despedirse” nos deja un final digno de mención, posiblemente el mejor de su carrera. Un trío que pudo formar un Ep sorprendente y que nos hace comprender todo el disco y afrontar el difuso comienzo con otro ánimo, Lori Meyers se guardó el postre para el final, valientes como siempre y esta vez fieles a sí mismos.

Lo más leído