A Portuguesa 1

BERLINALE 2019

SECCIÓN: FORUM

TÍTULO: A PORTUGUESA

DIRECCIÓN Rita Azevedo Gomes

GUION: Rita Azevedo Gomes

REPARTO: Clara Riedenstein, Marcello Urgeghe, Ingrid Caven, Rita Durão, Pierre Léon

SINOPSIS: Su hogar es la guerra. Su casa es portugal. Sin embargo, la joven y recién casada esposa de Lord von Ketten está decidida a hacer que la familia de su esposo, un inhóspito castillo en un acantilado en el norte de Italia, sea su hogar. Cuando él comienza a pelear con sus hombres y trata de enviarla de regreso con sus padres, ella decide quedarse. A lo largo de los once largos años que él se mantiene alejado, ella insiste a sus familiares en sus raras visitas a que aquí es donde pertenece, incluso cuando ven la casa como su mausoleo y lamentan su soledad. Y ella sí se forja una vida aquí. Ella lee, canta, toca música, baila, nada y monta en el bosque. También cría una loba joven a la que está más cerca que a sus dos hijos, o al menos eso es lo que sugiere esta adaptación de la novela de Robert Musil "La mujer portuguesa", ambientada en la Edad Media y que presenta magníficos trajes e imágenes opulentas. Capturado por la cámara elegante, deslizante. Los animales se colocan de manera conspicua, como si provinieran de otro lugar, al igual que la figura de Ingrid Caven en un vestido de noche sin hombros cantando canciones o recitando a Walther von der Vogelweide en el patio. Tandaradei!

NOTA: 8.8

COMENTARIO CRITICO

A PORTUGUESA vuelve a confirmar la capacidad para con el riesgo atemperado con hondura y la sensibilidad esquinada, convertida en arma de filo escrupuloso y feraz, que siempre ha dirimido la realizadora lusa Rita Azevedo Gomes. Un relato de Robert Musil, adaptado por Agustina Bessa Luis, le sirve de coartada literaria para dirimir su maestría estética, su saber hacer escenográfico y su fecunda voluntad distanciante. Azevedo Gomes hace virtud de su afán comprometedoramente henchido, infiltrado de bagaje metacinematográfico y ensayístico. En A PORTUGUESA aplica esta severa impronta reformuladora a un relato que no reniega en ningún momento de su procedencia literaria. Literatura y cine vertiéndose a cada plano, a cada encuadre, a cada soslayo, a cada voz. La película yuxtapone un doble relato afectivo/existencial. Un señor de la guerra y su solitaria esposa: un adicto al conflicto continuado y una mujer obligada al destierro de una soledad a la que no cesará de combatir habitándola de inteligencia, reflexión y respuestas que la confirman en su ímpetu de por rebelarse sutilmente a la determinación aislada y esperante a la que su rol sometido la quiere condenar. Azebedo Gomes impone el plano secuencia estático como marca de estilo privilegiadora de ese énfasis en la mixtura no arcaizante de singularidad cinematográfica y evidenciación del manantial literario de época. La perfección en el encuadre y el movimiento de los personajes dentro de él evita el riesgo de la parálisis, el estatismo yermo, la teatralidad lastrativa, derivando en un insólito sendero creativo por el que transitan con pícara fluidez una pureza fílmica ensimismada de retrospectiva contemporaneización y un sabio cinismo contemplador, inherente al tiempo de la cineasta. A PORTUGUESA, femenina, quieta, bella, controlada y enigmática, ha irrumpido para dejar claro que nada hay más atrevido que proponer el peso de la tradición como estímulo.

Publica tu comentario en Facebook