Viaje A Ninguna Parte 1

Es complejo y arriesgado realizar una adaptación de una de las consideradas obras maestras de la radio, novela y cine español.  Ignacio del Moral ha tomado ese riesgo y bajo la dirección de la catalana Carol López, han llevado a escena esta versión que estará en el teatro Valle- Inclán hasta el próximo 6 de abril.

Cubierta-EL-VIAJE-A-NINGUNA-PARTE

Adaptación: Ignacio del Moral                 

Director: Carol López                                                         

Reparto: Amparo Fernández, Antonio Gil, Andrés Herrera, Olivia Molina, José Ángel Navarro, Tamar Novas, Miguel Rellán, Camila Viyuela, Carlos Montalvo

Escenografía: Max Glaenzel

Iluminación: Juan Gómez- Cornejo

Música: Luis Miguel Cobo

Duración: 90 minutos

Dónde y cuándo: Centro Dramático Nacional, Teatro Valle-Inclán. (Plaza de Lavapiés)

Precio: Entre 10-24€ ( Descuento del 75% a menores de 30, ojito a eso!!!)

La obra, ambientada en la España rural de los años cuarenta, en pleno franquismo, nos presenta a la compañía de cómicos Iniesta- Galván.  Una de esas compañías que rondaban de pueblo en pueblo ganándose la vida con cada función pero que por aquel entonces ya empezaban a verse cerca del abismo, empujadas por  el cine y la radio, los nuevos entretenimientos en cafés y casinos de toda España.

La llegada a la compañía de Carlitos Galván marca el arranque de la obra y con ella toda una serie de amores y desamores, separaciones, reencuentros y discusiones entre los miembros de la propia compañía. Todo ello agudizado por el hambre y la pobreza de aquel momento.

La propuesta de del Moral compone la obra a través de los recuerdos de uno de los personajes, Carlos Galván,  combinándose en ciertos momentos el tiempo presente con el pasado.  El elenco está correcto durante toda la obra, pero nadie se hace destacable, sobresaliente en algún momento de la pieza, exceptuando algunos momentos de Carlitos (Tamar Novas.Goya al mejor actor revelación en 2004), por lo que a nivel actoral, corporal, la obra se queda plana, muy lineal. El desenlace se hace esperar demasiado, la obra va muriendo poco a poco durante los últimos 20 minutos y acaba diluida entre las ensoñaciones de Carlos, sin darle un broche final redondo.

el-viaje 02

Todo esto no significa que sea una obra aburrida para el espectador, en absoluto, diría que entretenida, pero es la genialidad del texto la que lo consigue, no su elenco.

Mención aparte para la producción de la obra. Una escenografía imponente propuesta por Max,  ocupando la caja completa del teatro, consigue crear diferentes ambientes desplegando diferentes elementos, telones, focos, pantallas…todo entremezclado en un ambiente rural muy conseguido, sin duda el punto fuerte de esta adaptación. La iluminación y la música de Luis Miguel Cobo llevan al espectador a través de cada pasaje sin apenas notarlo lo que lo hace más notorio aún.

Una producción de esta calidad es motivo más que suficiente para recomendaros a hacer este Viaje a ninguna parte que estará en el Centro Dramático Nacional  hasta el 6 de abril

Publica tu comentario en Facebook