Pirateria1

Muchas veces y en muy variados campos, nos hemos topado con conclusiones de importantes estudios de prestigiosas universidades que hasta un niño de primaria habría sido capaz de predecir. Pues bien, hoy nos llega uno de esos casos.

La universidad de Minnesota y el Wellesley College han publicado su estudio titulado "El efecto de la piratería online de películas en el saldo de la taquilla internacional" que destaca 3 interesantes datos:

1) El retraso en el estreno de las películas fuera de EEUU está asociado con un decrecimiento de la taquilla

2) Según los resultados del informe, este decrecimiento se cuantifica en un 7% de la recaudación

3) No se aprecian, sin embargo, desviaciones en los ingresos de taquilla en EEUU a consecuencia del protocolo BitTorrent

Pirateria2

Por si fueran poco contundentes esos datos, el estudio finaliza con una demoledora conclusión, que debería hacer sonrojarse de vergüenza a muchas personas en el mundo: "De acuerdo con este estudio, la taquilla en EEUU (donde las películas suelen ser lanzadas primero) no se ve afectada por la piratería y retrasar el estreno en cualquier lugar es lo que causa pérdidas significativas en la taquilla"

Siempre es agradable comprobar cómo un estudio serio corrobora una afirmación que todos hemos utilizado alguna vez, lo tarde que llegan las películas a España. No obstante, el estudio remarca que desde 2004, cuando el tiempo medio de retraso era de 10,5 semanas, hasta el 2010, cuando el tiempo se redujo a 4 semanas, los estudios de cine se han esforzado en mejorar en este campo, aunque les invitan a seguir trabajando para reducir los tiempos, especialmente en los géneros de ciencia ficción y acción, los más proclives a la piratería.

En un mundo tan globalizado como el actual, donde las noticias viajan en tiempo real, resulta una utopía (casi rallando la demencia) pensar que los potenciales clientes de un producto van a esperar 4 semanas para disfrutarlo cuando desde el día 2 lo obtienen "por canales no autorizados". Puede ser muy cruel, pero los estudios de cine son víctimas de sus espectaculares promociones y trailers, que nos hacen desear ya "la película de las próximas navidades".

Del mismo modo pasa con su industria hermana, las series de televisión. Por suerte, cada vez más cadenas han sido conscientes de las enormes pérdidas y están empezando a ofrecer a los espectadores versiones originales subtituladas o dobladas con menos de una semana de retraso frente a su emisión en USA (The walking dead, El mentalista, Alcatraz, ...) fenómeno sin duda iniciado con la emisión del último capítulo de Lost.

Ojalá se generalice esta acertada decisión y todos, espectadores y creadores, veamos satisfechas nuestras expectativas.