Antonia%20Font ChemaHelmet EquipoHelmet%20publico%202

Después de un letargo más que merecido tras la tralla sufrida el día anterior y después de algo de turismo y buena y contundente alimentación, dimos por comenzado el segundo día de conciertos en el Festival SOS 4.8. Que Dios nos coja confesados.

Si bien es cierto que algunos veíamos el segundo día algo más flojo que el primero en lo que a calidad musical se refiere, nos callaron la boca doblemente:  primero porque nos vimos doblemee “agobiados” pues en esta jornada hubo 64.000 personas (el doble que el día anterior), y segundo, porque los grupos ofrecieron grandes recitales a nivel general. He aquí un creyente al que no volverá a faltar Fe.

Tras un breve, aunque intenso refrigerio en el ya famoso parque del centro comercial conexo al recinto, y lamentando muchísimo no haber podido presenciar la programación del Voces con la presencia, entre otros, del equipo Coconut, nos dispusimos raudos y veloces al encuentro con Antonia Font, no sin antes pedir al cielo que parase de incordiar. Los mallorquines son de esos grupos especiales, de esos que te conquistan y colonizan aunque exista entre nosotros una barrera lingüística, aunque todo hay que decirlo, fácilmente superable. Para nosotros ya fueron el disco del año pasado, pero después de verlos, seguramente formen parte de lo mejor del 2012 en lo que a directos se refiere. Abrieron con Me sobre Paraules, lo que sería una epifanía cuasi perfecta de lo que nos esperaba: repaso casi total a su último trabajo y diversión y disfrute máximo. Canciones como Clint Eastwood o Isles Baleares con su acento guirufo, hicieron las delicias de los allí asistentes.

Mientras tanto, en el Estrella Levante hacía acto de presencia Don Francisco Borja Laudo, más conocido como Bigott, auténtico showman patrio allá donde los haya. Perfectamente acompañado, sus conciertos no pueden ser mas divertidos, y el no puede ser mejor músico y frontman. Riéndose del mundo, del postureo que hay dentro y fuera de la música, y porque no decirlo también, de él mismo, merece gastarse el dinero porque es un uno fijo en la quiniela. Geniales dos de sus temazos por antonomasia, Cannibal Dinner y Dead Mum Walking. ¿Para cuándo la siguiente?

Todo el día de hoy iban a ser idas y venidas constantes de un escenario a otro, y como estábamos en el grande, tocaba visitar el Jägermasteir. Con más público del que cabía esperar, aunque fue vaciándose conforme se acercaba la venida de los opulentos Mogwai, era el turno de los murcianos Klaus and Kinski. Jugaban como locales y eso se notaba, ellos mismos lo reconocieron. Si bien hay que decir que dieron un bolazo tremendo, perfectamente orquestados y sincronizados, Marina (su cantante) no tuvo su noche. Desconozco si fue algo puntual, pero desafinó mucho durante todo el concierto. Esto no es ápice para volver a verlos, pues lo firmaría con los ojos cerrados. Temazos como La Duda Ofende (uno de los Hits del SOS) u Ojo por Diente levantaron al público de manera instantánea.

Mogwai-ChemaHelmet EquipoHelmet 1

Era el turno de Mogwai. Partiendo de la base que no son santo de mi devoción, es de necios negar que hicieron lo que se espera de ellos, armarla. Musicalmente son un grupo que cuando cogen las guitarras y se dedican a lo suyo, al post-rock, son casi insuperables. Cierto es que comenzaron con algún problema técnico,  pero conforme se fue sucediendo el concierto fueron reventando todo lo que encontraban. Opulencia y grandiosidad sonora puesta al servicio de los oídos.

La curiosidad de escuchar a Delorentos llamaba y se hacía fuerte, y para allá que fuimos. Pudiendo escuchar la mayor parte de su concierto se pudo sacar una conclusión clara: su directo es brutal! Temerosos de encontrarnos a un grupo que defendiese un buen disco sin más, nos llevamos una de las sorpresas de la noche. Todos sus temas, pero especialmente Did we ever really Try y Care For son un auténtico bombazo, y como tales, consiguieron inflamar al público y hacernos disfrutar de lo lindo. Sed bienvenidos cuando gustéis.

Flaming lips-ChemaHelmet EquipoHelmet publico

Vuelta al Estrella Levante, donde nos esperaban una de las vacas sagradas de la escena musical internacional, The Flaming Lips. Debo empezar diciendo que no eran muchas las esperanzas puestas en lo que me iba a encontrar, puesto que dos años atrás los vimos en Portugal y cumplieron sin más. Dejando a un lado la genial, estrambótica y rocambolesca parafernalia que llevan consigo-la enorme bola donde se mete su cantante Wayne Coyne y se lanza al publico, las manazas con laseres, etc- hay que decir que la noche del sábado los Flaming estuvieron incendiariamente correctos. Tocando sus mejores hits uno tras otro(pocos le faltaron): Yeah Yeah Songs, Do You Realize?, The W.A.N.D, Yoshimi Battles in the Pink Robot o Fight Test recordaron lo que durante mucho tiempo fueron. Y es que los Flaming dependen en gran medida del estado de forma de Coyne, su cantante, que últimamente solo nos llevaba donde podía, aunque el pasado sábado logro por momentos llevarnos donde quiso. Ejemplo de ello fue  el tema What is the Light, en la que al menos un servidor se sintió una de esas bolitas que aparecían en la pantalla y que iban formando las palabras que salían de la boca del bueno de Wayne. Momentazo para el recuerdo. Aún así, los Flaming no pueden vivir eternamente del mismo espectáculo, y parece que la fecha de caducidad del mismo está llegando a su fin. Esperemos que no les pille el toro.

La noche prosiguió y era el turno del buen rollismo y las flores hasta en el ojal. La Casa Azul presentaba su nuevo disco, sacado el año pasado, pero los momentos álgidos lo dieron sus temas más conocidos contenidos en su anterior trabajo, como la hiper manoseada Revolucion Sexual y Esta noche solo cantan para mí. Le pese a quien le pueda pesar, ver a Guillermo y los suyos es sinónimo de baile y disfrute, aunque para gustos los colores. Destacar la sensación de pérdida de timidez en Guille y la discoteca flower-power en la que nos vimos inmersos. Pasamos un rato “ superguay”.

Love of Lesbian-Isabel Cortes-Equipo Helmet

Sin terminar todavía La Casa Azul nos fuimos el Estrella Levante donde esperaba una masa aumentada de forma exponencial con respecto a la última vez que estábamos por allí. Love of Lesbian se presentaron sabiendo lo que habían hecho casi todos los demás, y salieron dispuestos a liarla. Batería interminable de canciones al más puro estilo karaoke: Club de Fans de John Boy, Me Amo y Allí Donde Soliamos Gritar, entre otras, mientras Santi Balmes, cuidaba a su público. Se acercaba el final, y aquellos que  hemos visto alguna vez a LOL, especialmente en su última gira, sabíamos que llegaba el momento bochorno/pseudofiesta bailonga en donde el grupo danzaba, una para nada preparada coreografía, mientras sonaba de fondo Algunas Plantas. Cuál fue nuestra sorpresa que empezó a sonar Algunas Plantas, y estaban tocándola, y para más inri, de manera brutal, sin poder atender a cada uno de los instrumentos porque la riqueza de la canción así lo impedía. Temazo. Enhorabuena a LOL por la reincorporación de uno de sus hits al repertorio, y sobre todo por la supresión del “salmon-dance”.

Tras el maravilloso final de los lesbianos, y sin saber muy bien qué hacer, pues la marabunta humana era bíblica, nos vimos sorprendidos por Buffet Libre y Meneo que tuvieron una primera media hora en la que dejaron el cuerpo maltrecho y malherido de tanto movimiento articular. No hay nada mejor para despedirse hasta el año que viene que zapatilla para el cuerpo.

Pues lo dicho, buenas noches, y hasta el año que viene.

Lo mejor: Clint Eastwood (Antonia Font), La Duda Ofende (Klaus and Kisnki), What is the Light (Flaming Lips) y Algunas Plantas (Love of Lesbian) .

Lo peor: La voz de Marina, la marabunta humana que hacía por momentos imposible el derecho constitucional a la libre circulación y el mayor solapamiento de sonido entre escenarios.

La sorpresa: El directo de Delorentos

P.D: La organización debe estudiar el fenómeno paranormal de los sábados de mal tiempo en el SOS. Van tres años seguidos.

Publica tu comentario en Facebook