Escalope1

BERLINALE 2019

SECCIÓN: PANORAMA

TÍTULO: MONOS

DIRECTOR: Alejandro Landes

GUIÓN: Alejandro Landes, Alexis dos Santos

Monos1INTÉRPRETES: Julianne Nicholson, Moisés Arias, Sofía Buenaventura, Karen Quintero, Laura Castrillón

SINOPSIS: Patagrande, Rambo, Leidi, Sueca, Pitufo, Lobo, Perro y Bum Bum. Ocho adolescentes callejeros, cada uno con un nombre en clave, forman un escuadrón paramilitar en una colina remota. Son instintivamente atraídos hacia el hedonismo y la ferocidad. Un mensajero entrega instrucciones de la Organización: deben cuidar  a una vaca lechera llamada Shakira y a una mujer estadounidense secuestrada, a la que llaman Doctora. Su tiempo despreocupado llegará a su fin cuando, accidentalmente, incumplan con uno de los cometidos ordenados.

NOTA. 8.3

COMENTARIO CRÍTICO:

Feroz, perturbadora e intensa, MONOS se revela como una producción magníficamente ejecutada, en la que Alejandro Landes sabe abalanzarse con precisión y cercanía  sobre la realidad a la que nos traslada el relato que le sirve de sustento. El segundo largo de este realizador de origen brasileño, aunque formado entre Ecuador y Colombia, nos acerca a uno de los  meollos de la violencia guerrillera que azota la historia reciente de muchos países de Hispanoamerica: el adiestramiento y la labor de jóvenes adolescentes que se enrolan en grupos paramilitares violentos para combatir contra las tropas militares de diversos estados, subsistiendo mediante la extorsión y el secuestro. El film acierta al no pretender, en principio, desarrollar una suerte de estudio periodístico sobre el asunto central, y, sobre todo, al no escorar la deriva de la narración por el terreno del thriller militar codificado. Ni mucho menos. El interés de Alejandro Landes es muy otro. Monos se propone mirar cara a cara a sus protagonistas. De modo directo, frontal, punzante, poroso. Así da inicio la película. Presentando uno a uno esos rostros feroces, urgentes,  agresivos, en plena demostración física de la impenetrable entrega con la que han asumido su misión. No hay análisis alguno de las causas que hasta allí los han llevado. El aislamiento geográfico, remoto, dentro del que están conviviendo se alía con este interrogante y con el propósito de seguirlo en el estricto mandato de las órdenes dadas. El film los acota en tanto que vasallos de un protocolo de convivencia subordinatorio y acatado. MONOS trasciende la lectura política o sociológica para ir desenmascarando una impía reflexión sobre la violencia humana, asumida como ponzoña inherente a la supervivencia del ser humano. Cruenta fisicidad expositiva y envenenada significación simbólica saben ser amalgamadas tan enfangadamente como requiere esta historia agreste, peñascosa, severa, musculada y vibrante, en la que su director logra que en ningún momento se le vaya de la mano el constante riesgo en el que decide embarcar a esta febril historia de alimañas con cara de niño.

Publica tu comentario en Facebook