Synonimes 3

BERLINALE 2019

SECCIÓN: OFICIAL A CONCURSO

TÍTULO: SYNONYMES

DIRECCIÓN: Nadav Lapid

GUION: Nadav Lapid, Haim Lapid

REPARTO: Tom Mercier, Quentin Dolmaire, Louise Chevillotte

SINOPSIS: En París, las cosas no deparan un buen comienzo para Yoav. Llama a la puerta de un piso sólo para descubrir que el lugar está vacío y, mientras se da un baño, le roban sus cosas. Una pareja de vecinos del edificio le da cobijo esa noche. Dadas sus grandes expectativas, Yoav está decidido a deshacerse de su nacionalidad lo más rápido posible. Para él, ser israelí es como un tumor que  debe extirpar quirúrgicamente. Convertirse en francés significaría su salvación. Para borrar sus orígenes, Yoav primero intenta reemplazar su lenguaje. De ahora en adelante, no pronunciará una sola palabra de hebreo. El diccionario se convierte en su compañero constante. Las necesarias visitas a la embajada israelí le molestan; encuentra a sus compatriotas como una carga total. Pero la prueba de naturalización también tendrá sus trampas. Y, además, la joven pareja francesa a la que se hace amigo tiene algunas ideas bastante extrañas sobre cómo ayudarlo.

NOTA: 6.2

COMENTARIO CRÍTICO:

Desde luego, varios son los puntos positivos a destacar de la última producción del autor de LA PROFESORA DE PARVULARIO, la fascinante obra anterior del israelí Nadav Lapid. El primero de ellos, sin duda, la voluntad por enrolarse en una aventura cinematográfica, en principio (hay algo del carácter obsesivo del rol protagónico que las enlaza), bien distinta de la acreditada en la tensa, detallista, y sinuosamente serena y contemplativa obra antes citada.IMG 20190215 220823 El segundo, el enorme riesgo implícito en un film de las características que nada tarda en evidenciar el presente, es decir, el de someter todo el dispositivo narrativo y formal al servicio de la radiografía de un inatajable malestar individual. Yoav, el protagonista de SYNONIMES, es un exmilitar israelí que ha decidido romper abrupta y totalmente con su pasado y con los lazos familiares, emocionales y lingüísticos inherentes a su origen. Su llegada a París viene definida en calidad de viaje sin retorno, viaje hacia un nuevo bautismo, viaje afirmador de una renegación total con su pretérito.

El film arranca de forma portentosa, pues sabe definirse a la perfección tanto la idiosincrasia herida, enfermiza, imprevista y tosca de Yoav, como el tono privilegiado por el director para solventar la escrutación sobre aquel. Ladip impone impiedad y cinismo a la mirada que va a irse adecuando sobre los hechos contemplados, fundamentalmente las distintas reacciones del protagonista a cuantas peripecias laborales, burocráticas y relacionales van a ir sobreviniendo. De alguna forma, SYNONIMES se afianza como una especie de simbiosis entre dos obras tan dispares entre sí como EL FRANCOTIRADOR, de Clint Eastwood, y THE SQUARE, de Ruben Östlund. De la primera asumiría lo que supone la inadaptación social de alguien que ha sido obligado a afirmarse como arma humana al servicio de los estamentos militares de su país; del segundo, ese tono afilado, inmisericorde, grandguiñolesco, cínico, emprendido para minar la voluntad del héroe central de la función.

SYNONIMES, es cierto, depara secuencias magníficas (el aprendizaje de francés, la de apertura, el encuentro paterno), pero acaba sucumbiendo a los peligros implícitos en la valentía de su intención. El tono acelerado, vitriólico, convulso, escéptico empleado sin descanso alguno termina por pasar la factura de la reiteración y del agotamiento. Llega un momento que el film se atranca tal y como lo hace el personaje central consigo mismo. El último tercio, en lugar, de perfilar una intensidad sobre la incertidumbre del destino de Yoav lo que hace es abundar en lo ya sabido, definiendo una lastradora línea descendente tonal, que sólo salva una escena de desenlace soberbia. Una verdadera lástima, puesto que mimbres para ser la gran obra a la que apunta los había. Con todo, no caben reparos, confirma a su autor como un realizador a seguir.

 

 

Publica tu comentario en Facebook