Importancia

Título: La importancia de las cosas

Autor@: Marta Rivera de la Cruz

Editorial: Planeta

Año de publicación: 2009

Género: Narrativa / novela realista

Uno tiende a pensar que cuando un inquilino abandona esta vida y te deja en herencia un reguero de, en principio, chatarra que rellena cientos de cajones y estanterías, no es más que un problema que hay que solucionar. Sin embargo, pocos son los que detrás de las innumerables colecciones de figuritas, de vitolas de puros, de huchas de cerámicas, y en general, de objetos antiguos, ven una oportunidad de conocer, de imaginar, de investigar...en definitiva, hallan en todo aquello una historia.

Precisamente, el protagonista de esta novela, Mario Merkell, reconoce la situación como un problema que ha de desenmarañar cuanto antes, ya que su inquilino, Fernando Montalvo, decide abandonar esta vida sin llevarse consigo todos sus efectos personales. Sin embargo, el susodicho problema se convierte en una oportunidad espléndida cuando su compañera de trabajo, Beatriz, de la cual está enamorado desde hacía años, necesita una nueva casa donde alojarse y Mario dispone de ese nuevo hogar que ofrecerle para su nueva vida. Así que, Mario aprovecha la oportunidad de utilizar la casa como excusa para pasar más tiempo con ella, y es entonces cuando le propone un intenso proceso de limpieza juntos.

El tiempo y la compañía ofrecen a las cosas la importancia que merecen y pronto Mario se dará cuenta de que toda esta situación algo surrealista se convierte en un giro del destino. Una vida que se acaba, permitiendo a otra abrirse camino.

Porque para Mario, escritor de un único éxito literario que le abrió las puertas de la enseñanza en una Universidad privada de reconocido prestigio, la casa de Fernando Montalvo es una nueva vida que el destino le depara, no sólo porque Beatriz es la mejor compañía que pudiera haber encontrado para pasar sus tardes abúlicas, sino porque la vida que se escribe tras los recuerdos materializados de Fernando Montalvo son la oportunidad de continuar su olvidada vida de escritor. El pasado de este inquilino desconocido para él ofrece a su vida y a la de los lectores el suficiente misterio como para indagar en los porqués del devenir humano y, sobre todo, para abrirnos el baúl de la nostalgia donde se esconden los recuerdos de antiguos amigos y de antiguos amores que no sólo Montalvo esconde, sino que también nosotros escondemos en las figuritas, las fotos, las cartas, etc que todos guardamos y que a veces no son sólo foco de polvo, sino principios de historias que nosotros o alguien por nosotros podría contar. De hecho, esa es la mirada desde la que yo he creído en la importancia de las cosas.

La novela no reflexiona, no describe....sólo cuenta y creo que eso es lo mejor que esconde esta autora. Marta Rivera de la Cruz no aburre, te guía por la senda de la lectura donde no hay dificultad, ni tampoco extrema sencillez; hay, en definitiva, un libro que bien escrito favorece el buen sabor de boca que evocar recuerdos siempre deja.

Más información en la página oficial escritora y en los siguientes enlaces:

Facebook

Twitter

Blog

Publica tu comentario en Facebook