The Cage Looking Bird 1

Título: THE CAGE IS LOOKING FOR A BIRD

Año: 2023

Duración: 87 min.

País: Macedonia

Dirección: Malika Musayeva

Guion: Malika Musayeva

Reparto: Magomed Alhastov, Khadizha Bataeva, Fatima Elzhurkaeva, Rita Merzhoeva

Música: Murat Kabardokov

Fotografía: Dmitriy Nagovskiy

Sección: Encounters

Nota: 6.6

COMENTARIO CRÍTICO:

Primera cinta proveniente de Chechenia en toda la historia de la Berlinale, THE CAGE IS LOOKING FOR A BIRD, de Malika Musaeva, joven realizadora nacida allí en pleno conflicto bélico, pero afincada actualmente en Alemania, supone el regreso a su pais natal. Musaeva aprovecha la ocasión para trazar una muy ambiental y hosca radiografía sobre el lastre que allí, hoy en día, aún sigue siendo ser mujer. Y lo hace adheriéndose al proceder en estado de evolución inminente de una joven de 17 años. Se llama Yakha y vive en un pequeño pueblo agrícola de aquel confín, junto con su madre, pasando los mejores momentos del día correteando junto a su amiga Madina, y acudiendo de vez en cuando a casa de su hermana mayor, una mujer que quiere divorciarse, pero la madre de ambas no muestra aprobación alguna. Musaeva impone a su exploración varias coordenadas mostrativas que definen el tono abatido y claudicante dentro en el que es encuadrado el irresoluble vaivén de progresivas desesperanzas sobrevenidas sobre Yakha: la primera de ellas, sin duda, la perfecta captura del ambiente plomizo, lluvioso, sin horizontes y lóbregamente aislador de la demarcación espacial; en segundo lugar, contraponer la figura parca en palabras de la protagonista al continuo movimiento corporal con el que es puntuada su observación: Yakha corre, pasea, juega, rueda por el campo, se desespera, huye, sale enfadada. La cámara parece expresar el cúmulo de sinrazones que ella va advirtiendo,    y, al mismo tiempo, asumiendo la dificultad de superarlas. Su libertad choca con la inflexibilidad fuera de ella. Y en tercero, la prácticamente nula presencia masculina durante todo el metraje. THE CAGE IS LOOKING FOR A BIRD es un film premeditadamente femenino. Los cementerios están llenos de hombres caídos en guerra. Yakha corroborará que su voluntad debe ser enterrada porque así lo dicta el mandato que las mujeres que los han enterrado se empeñan en mantener cual si aquellos estuvieran vivos. El problema que impide que el film escape a la mera mostración del problema del peso represor del patriarcado secular, trasladado a un entorno geográfico novedoso, es la insuficiente sustancia dramática de la que se abastece el material escrito. La originalidad del espacio examinado no se corresponde con lo convencional de su estructuración narrativa. Aún así, vale la pena seguir insistiendo en la denuncia del problema de la angustia de nacer mujer en un mundo concebido por hombres bajo una lápida.

Publica tu comentario en Facebook